“Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” como respuesta en situaciones y/o zonas de emergencia

Prestar asistencia técnica, logística y operativa a comunidades indígenas y campesinas en situaciones y/o zonas de emergencia, facilitando que los afectados se organicen y trabajen alrededor de la construcción de sus propios puentes peatonales, mejorando integralmente su entorno y calidad de vida, en el marco de los procesos de manejo de desastres, mitigación y reducción del riesgo y recuperación de zonas afectadas.

Título del ejemplo de buenas prácticas

“Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” como respuesta en situaciones y/o zonas de emergencia

A   cual prioridad de acción contribuye el caso de buenas practicas presentado? 

La buena práctica aquí descrita encaja con las prioridades 3 y 4 del Marco de Acción de Hyogo, ya que se desarrolla con base en una metodología que permite socializar información y conocimiento con grupos organizados de la comunidad, involucrando en el proceso a las autoridades locales y nacionales, y generando articulación institucional con entidades del sector privado y con los cuerpos de primera respuesta.

Además, atiende solicitudes de ayuda de la comunidad originadas, no solo por emergencias, sino también para la reducción y mitigación del riesgo. Así pues, no solo se enfoca en el proceso de manejo de desastres y recuperación de zonas afectadas, sino también en el desarrollo de intervenciones correctivas del riesgo existente, y prospectivas de un nuevo riesgo.

Así, utiliza el conocimiento, la innovación y la educación para establecer una cultura de seguridad y resiliencia, ayudando a reducir los factores subyacentes del riesgo, en diferentes comunidades indígenas y campesinas del país.

Contexto

Colombia, dada su ubicado sobre la Cordillera de los Andes, cuenta con uno de los sistemas de cuencas hídricas más diversos del planeta, el cual, sumado a la pluralidad de accidentes geográficos y formaciones geológicas del territorio, hace que sea un país sujeto a muchos fenómenos de origen natural. Estos fenómenos se profundizan por la incidencia de las comunidades en el territorio, y las condiciones variables del clima derivadas del cambio climático, lo que genera situaciones de amenaza y vulnerabilidad aún más importantes, que muchas veces terminan ocasionando emergencias o desastres que alteran gravemente las condiciones normales de vida de las diferentes áreas geográficas del país.

Adicionalmente a lo anterior, los pueblos indígenas y campesinos colombianos se han establecido tradicionalmente en medio de las montañas, lo que hace que la vida rural del país se desarrolle en condiciones topográficas difíciles. Estas condiciones, sumadas a fenómenos naturales frecuentes como inundaciones, sismos, avalanchas y deslizamientos, afectan de manera importante y constante la infraestructura y la red vial de país (incluida la red terciaria y los caminos de herradura), lo que a su vez altera el desarrollo territorial urbano y rural de las regiones de Colombia, tanto desde el punto de vista económico como desde el social, lo que desacelera el logro de las metas de bienestar trazadas por el gobierno.

Un ejemplo de esto fue la avalancha del rio Páez, ocurrida en 1994 tras un sismo de magnitud 6.4 en la escala de Richter, con epicentro en las faldas del Volcán Nevado del Huila, a una profundidad inferior a 10km. El sismo, produjo la desestabilización de los terrenos de las zonas aledañas al volcán, los cuales además se encontraban saturados por el agua de las lluvias de los meses anteriores, causando que se desprendieran y generaran cientos de derrumbes  que fueron encausados a través de los ríos Páez, San Vicente, Moras y sus afluentes.

El río Páez, que nace en el Nevado del Huila, también se encontraba crecido por las lluvias, y transportaba una creciente de mediana magnitud que rompió las presas naturales formadas por los taponamientos de los derrumbes, y produjo una avalancha de lodos con troncos de árboles y detritos. Los resultados de la avalancha fueron catastróficos porque nadie estaba preparado en la región para protegerse contra este tipo de eventos. La avalancha arrasó con poblaciones enteras, generando pérdidas humanas considerables, además de las pérdidas materiales en cultivos, animales, viviendas, vías, puentes y demás infraestructura, en los municipios de Páez e Inzá en el departamento del Cauca; Nataga, La Plata y Paicol en el departamento del Huila; y finalizando en la Represa de Betania de éste último departamento, en donde también generaron daños importantes en su infraestructura y en el ecosistema de la misma. Además, el sismo afectó toda la región circundante del Nevado del Huila, principalmente a los indígenas Nasa, los cuales sufrieron no solo la pérdida de alrededor de mil personas, sino también la destrucción de viviendas, tierras de cultivo, vías de comunicación, entre otros. La avalancha del río Páez nos permite evidenciar, no solo la exposición del país a las amenazas derivadas de eventos naturales, sino también la vulnerabilidad de la población y la infraestructura del territorio frente a la ocurrencia de dichos eventos.

Localidad

Colombia

Describa cómo fue tratado el problema?

Tras la ocurrencia del sismo en el Volcán Nevado del Huila y de los deslizamientos ocasionados, el ciudadano Suizo Toni Ruttimann realizó de manera independiente y particular la construcción comunitaria de 12 puentes peatonales que habían sido destruidos por la avalancha. El Suizo, quién desde 1987 se dedicó a ayudar a los damnificados de desastres naturales en países de Latinoamérica, se inventó un sistema de construcción de puentes peatonales, reciclando y reusando materiales donados por las petroleras y coordinando el trabajo de las comunidades afectadas. En desarrollo de su labor en el país, Ruttimann trasmitió parte de su conocimiento al Colombiano Carlos Andrés Barrera, quien adaptó la técnica y la ha venido implementado con recursos técnicos locales, desplegando un sistema de puentes peatonales emergentes en diferentes territorios y comunidades del país. Para la construcción de los puentes, Barrera mantuvo la metodología original de organización y trabajo de la comunidad en torno a la construcción de sus propios puentes peatonales, metodología que permite no solo la apropiación de la obra por parte de la comunidad, sino también el moldeamiento y adaptación de la metodología a los contextos específicos en donde los puentes son requeridos; más aún en un país tan diverso geográficamente como Colombia.

Teniendo en cuenta que la construcción de puentes peatonales juega un papel fundamental y determinante en el proceso de Manejo de Desastres, especialmente en la respuesta a la emergencia, ya que ayuda a impulsar nuevamente el desarrollo socioeconómico de las áreas rurales del país afectadas por emergencias o desastres de origen natural o humano no intencional, en 2009 el Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres, sumando esfuerzos con la “Fundación Puentes de la Esperanza”[1] y a través de la articulación institucional con otras entidades y con los cuerpos de primera respuesta, llevó esta iniciativa a zonas de emergencia, contando siempre con la mano de obra de las comunidades afectadas para la auto-construcción de los pasos peatonales. Tal como lo manifiesta la fundación, “construir estos puentes peatonales en lugares remotos y en condiciones muchas veces adversas, requiere de una planeación, alistamiento y organización donde convergen aspectos técnicos, logísticos, operativos y también administrativos que requieren un trabajo coordinado entre la comunidad beneficiaria, una red de colaboradores y los mismos gobernantes”[2].

A partir del 2010, el Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo Desastres – SNGRD – empezó a implementar el programa Institucional “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” operado conjuntamente con la Fundación Puentes de la Esperanza. Tras la creación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD – en 2011 ésta asumió, como ente coordinador y articulador del SNGRD, la coordinación del programa, incorporándolo en uno de sus procesos misionales; a saber, el proceso de Manejo de Desastres.

Para tener mayor claridad sobre el tema, es importante mencionar que las tres áreas misionales de la UNGRD comprenden los tres objetivos específicos planteados por la Ley 1523 de 2012[3]; esto es, el proceso de Conocimiento del Riesgo, el proceso de Reducción del Riesgo y el proceso de Manejo de Desastres. La noción del Conocimiento del Riesgo comprende la identificación de escenarios de riesgo, el análisis y evaluación del riesgo, el seguimiento y monitoreo del riesgo y sus componentes, y la comunicación para promover una mayor conciencia del mismo. Éste proceso alimenta los procesos de Reducción del Riesgo y Manejo de Desastres. La Reducción del Riesgo se refiere a la intervención dirigida a modificar o disminuir las condiciones de riesgo existente, entiéndase: mitigación del riesgo, y a evitar nuevos riesgos futuros en el territorio, entiéndase: prevención del riesgo. La reducción del riesgo la componen entonces la intervención correctiva del riesgo existente, la intervención prospectiva de un nuevo riesgo y la protección financiera.

Por su parte, el Manejo de Desastres, tercer pilar de la gestión, es el proceso que orienta la ejecución de la respuesta en situaciones de desastre, con el fin de optimizar la atención a la población, los bienes, ecosistemas e infraestructura y la restitución de los servicios esenciales. También, este proceso orienta la preparación de la recuperación y la puesta en marcha de la rehabilitación y reconstrucción. De manera específica, los Puentes de la Esperanza y la Prosperidad hacen parte del subproceso de “Ejecución de la Recuperación (rehabilitación y recuperación)” dentro del proceso de Manejo de Desastres, mediante el procedimiento “construcción de puentes peatonales de emergencia”.

Así pues, a partir de lo anterior, la UNGRD coordina el apoyo de las Instituciones y Entidades del Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo, alrededor de las autoridades departamentales y municipales encargadas de la respuesta ante emergencias[4]. Para la UNGRD, “(l)a respuesta oportuna para reducir la vulnerabilidad de las comunidades afectadas por eventos naturales o antrópicos no intencionales y todas las acciones para promover la recuperación temprana y definitiva de los afectados son líneas que seguirán marcando la hoja de ruta de los desastres”[5]. Así pues, la labor que viene desarrollando la UNGRD a través de un trabajo participativo con los cuerpos de primera respuesta, las comunidades que solicitan el apoyo de la UNGRD o aquellas en situación de emergencia, y las entidades públicas y privadas con injerencia en el tema, ha sido muy importante pues ya “(s)on miles y miles de personas en todo el territorio nacional las que se han visto beneficiadas con los puentes de la esperanza construidos por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres; puentes que han permitido mejorar la movilidad de los colombianos afectados por situaciones como inundaciones, avalanchas y otros eventos naturales que generan afectación en los puentes peatonales que permiten la comunicación entre las veredas y los municipios”[6].

Mediante una metodología y procedimientos comprobados, se aplican técnicas que permiten a las comunidades beneficiarias organizarse en “mingas” o “convites” (jornadas de trabajo comunitario voluntario) para la construcción, con sus propias manos, de los puentes peatonales emergentes de manera segura. Los pasos del procesos constructivo se presentan a continuación:

·      Evaluación técnica preliminar sobre terreno y análisis del entorno de la comunidad solicitante: Las solicitudes de construcción de puentes nuevos, al igual que aquella información relativa a los mismos (localización, comunidad solicitante, historia, etc.) se canaliza a través de actores o instancias que representan los intereses de la comunidad tales como las escuelas y parroquias, las Juntas de Acción Comunal – JAC, los líderes locales y las instituciones públicas municipales y/o departamentales. Después de recibir una orientación inicial al respecto, se remite al portador de la solicitud al Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres – CMGRD, para que a través de éste canalice la solicitud mediante el Formato Único de Registro y se tramite el aval del Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres. Posteriormente, se realiza una visita de inspección preliminar al sitio, donde se verifican las condiciones topográficas y técnicas del terreno, las vías de acceso y medios logísticos, el entorno socio-económico de la región, además de aspectos relativos a la seguridad del sitio y la situación de orden público de mismo, la disposición de la Comunidad de trabajar en equipo, etc. En esta visita se detectan todos los factores clave para la toma de decisiones frente al apoyo que se brindará a la comunidad para la construcción del puente.

·      Diseño, cálculo y prefabricación estructural específica para cada puente: A partir de los hallazgos de la visita preliminar, se dimensionan y determinan las estructuras y elementos que podrían servir en cada caso específico; se cuantifican materiales, se diseñan sistemas especiales de apoyo y anclajes, etc. En este punto es importante resaltar que si bien es cierto que existe un “modelo tipo” de puente que puede adaptarse, cada caso trae consigo condiciones especiales y obras complementarias que deben diseñarse y desarrollarse de forma específica. Igualmente, los cálculos de cargas y tensiones de cada puente se deben hacer de manera individual.

·      Configuración y alistamiento de estructuras y materiales específicos para cada puente: En el centro logístico de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD situado en su bodega, se revisa la lista de checkeo y se acopian todos los elementos y materiales necesarios para la construcción del puente. A continuación, se alistan y empacan hasta los elementos e insumos más pequeños y se pesan y embalan para su transporte.

·      Movilización y aproximación de “kit-puente” hacia la zona de montaje: Cada municipio se encarga de recoger en nuestro centro logístico el conjunto de piezas y elementos que conformarán el puente y transportarlos hacia el punto de destino. Esto se hace normalmente en vehículos intermedios (camiones medianos) teniendo en cuenta que, en general, los puentes se instalan en zonas rurales con carreteras que no se encuentran en muy buen estado. Incluso, para acceder a algunos de los sitios apoyados por la UNGRD para la instalación de los puentes, se requiere contar con transporte aéreo para aproximar las estructuras mayores del puente, ya que en estos lugares de los municipios no existen carreteras. Lo anterior implica mayores esfuerzos de preparación y una coordinación inter-institucional mucho más compleja, de tal suerte que sea posible mover los puentes con helicópteros de carga externa hasta aquellos puntos muy remotos de la geografía colombiana. En situaciones de emergencia, el Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de   Desastres –SNGRD asume tanto el transporte terrestre como el aéreo. Desde el sitio de llegada de los camiones y/o helicópteros hasta el sitio de la construcción, al igual que a través de la zona de ensamblaje e instalación del puente, los materiales se mueven a fuerza de brazos o con animales de carga, implementando sistemas de poleas, rodillos, polipastos, tirolineas, etc., ya que generalmente no hay acceso a grúas, montacargas ni otros medios de transporte.

·      Cimentación y fraguado de anclajes y estructuras base: En  la mayoría de los puentes se requiere la construcción de zapatas o bases en cimentación ciclópea. Esta jornada se realiza de forma Comunitaria e implica unos tiempos y condiciones ambientales de fraguado específicos, de acuerdo con las tablas técnicas predeterminadas para esto (35 días aprox).

·      Ensamble y puesta en servicio: Cumplido el tiempo de fraguado de las bases de cada puente, se programa una última jornada de trabajo Comunitario donde se instalan los componentes flotantes de cada puente y se terminan los ajustes y ensambles que permiten ponerlo en servicio.

Inicialmente, para la implementación del programa “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” de la UNGRD, se estableció un tiempo estimado de 90 días por puente. Una vez comenzó el proceso de construcción de estos en 2010, la UNGRD tardaba en promedio 6 meses en la planeación, contratación, compras, prefabricación etc. de cada puente. Pero, entre 2010 y 2011, cuando se presentaron las emergencias derivadas de la segunda temporada de lluvias, y acentuadas por el fenómeno hidrometereológico de La Niña que trajo consigo inundaciones, avalanchas y remociones en masa en varias zonas del país, los 6 meses se redujeron a 30 días por puente (un mes), como parte de la respuesta del Gobierno Nacional a la emergencia, lo que permitió superar las metas y el cumplimiento de los indicadores.

Aun así, es importante mencionar que no hay un tiempo exacto para la construcción de los puentes. Cada puente es un caso diferente y requiere tiempos distintos, que van desde las 72 horas hasta los 6 meses, dependiendo de los factores topográficos, de acceso a la zona, las obras complementarias que se requieran, las condiciones de seguridad y orden público, entre otros.

Entonces, cruzando tiempos de operación con los resultados ya obtenidos, en promedio podemos hablar de 90 días por puente.

Duración del proceso de diseño y planeación (meses): seis (6) meses.

Fecha de inicio de la ejecución: 2010 en adelante.

Duración general de la iniciativa (meses): promedio 90 días por puente.

Los actores que involucrados en el proceso de diseño e implementación de la buena práctica al igual que sus roles se listan a continuación:

Fondo Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres FNGRD

Destina los recursos económicos para el programa Institucional “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad”

Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres UNGRD

Coordina el programa institucional y articula el apoyo requerido.

Fundación Puentes de la Esperanza

Ejecuta técnica y logísticamente el proceso constructivo y coordina las acciones operativas en terreno.

Gobernaciones y Alcaldías (CDGRD y CMGRD)

Acompañan y convocan el apoyo regional y local en cada punto de intervención. Apoyan logísticamente.

COMUNIDAD – Juntas de Acción Comunal, Cabildos, etc.

Ejecutan tareas de auto-construcción aportando materiales de rio y mano de obra no-calificada.

Cruz Roja Colombiana, Bomberos y Defensa Civil.

Apoyo logístico y acompañamiento en algunos casos específicos

Fuerzas Militares de Colombia (EJC, FAC, ARC, PONAL)

Apoyo logístico y acompañamiento en algunos casos específicos, especialmente en zonas de emergencia.

En términos generales, las lecciones aprendidas en relación con el programa “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” tienen que ver con aspectos metodológicos y procedimentales.

Inicialmente, se desarrollaba un puente peatonal a la vez. Tuvimos que estandarizar nuestra Ficha Técnica y los procesos internos para poder ampliar la capacidad de respuesta y realizar hoy hasta cinco instalaciones de forma simultánea. Esto conllevó fortalecer nuestra logística y apoyarnos en los Gobiernos Departamentales y Municipales para optimizar tiempos y recursos.

De igual forma, con anterioridad al 2014, los materiales de los puentes se conseguían o por donaciones de amigos y aliados de la Fundación Puentes de la Esperanza, o por medio de los recursos que las Entidades del SNGRD aportaban al Fondo Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres. Los temas logísticos, de alimentación y transporte también se financiaban con estos recursos, al igual que con el apoyo de las Alcaldías y Gobernaciones, según el caso.

La aplicación de la metodología en Colombia también implica el desarrollo de nuevas formas de utilizar el conocimiento adquirido: Cada proyecto emprendido trae consigo nuevos retos, requerimientos especiales, historias y aprendizajes con los que se va construyendo y fortaleciendo en sistema de trabajo propio. Cada puente es un caso diferente dependiendo de los factores topográficos que lo rodean, de las dificultades de acceso a la zona, las obras complementarias que se requieran, las condiciones de seguridad y orden público de la región, entre otros. En cambio, la metodología original de Ruttimann era más simple pero a la vez más robusta y masiva, dedicada principalmente a responder ante grandes desastres naturales, e incluyendo el diseño y prefabricación “sobre-medidas” de las estructuras.

El Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres en Colombia –SNGRD, a través de la coordinación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD, adaptó un diseño y  modelo de estructuras prefabricadas “en serie”, que no solo atienden solicitudes originadas por emergencias sino también para la reducción y mitigación del riesgo; lo que constituye otro de los proceso misionales de la UNGRD.

Resultados

Desde 2010 hasta mayo del 2014, el Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – SNGRD, bajo coordinación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD, y en operación conjunta con la Fundación Puentes de la Esperanza,   ha generado los siguientes resultados tangibles:

49 puentes peatonales construidos en 37 municipios (Fusagasugá, Viotá, Apulo, Coromoro, El Hato, Calvario, Ubaque, Páez, Medina, San José de Rioseco, Gama, Tibasosa, Utica, Maripi-Muzo, Pauna, San Vicente, Caparrapi, Consaca, Cajamarca, Garzón, Manizales, Chinavita, Ramiriqui, Ragonvalia, San Juan del Cesar, Belén de Umbria, Girón, Tibu /Pacelli, Arboledas, Toledo, Teorama, San José del Palmar, Santa María, Salento, Neira, Arboletes, Apartadó) y 15 departamentos (Antioquia, Boyacá, Caldas, Cauca, Chocó, Cundinamarca, Guajira, Huila, Meta, Nariño, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, Santander, Tolima) de Colombia.

8.572 familias indígenas y campesinas beneficiarias.

42.860 personas beneficiarias.

2.133 metros lineales de puentes peatonales instalados.

Son miles y miles de personas en todo el territorio nacional las que se han visto beneficiadas con los puentes de la esperanza construidos por la UNGRD; puentes que han permitido mejorar la movilidad de los colombianos afectados por situaciones como inundaciones, avalanchas y otros eventos naturales, que generan afectación en los pasos peatonales establecidos para la comunicación entre las veredas y los municipios del país. Los “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” facilitan la movilidad en vías terciarias remotas, y consecuentemente aumentan la productividad agrícola, los índices de escolaridad básica primaria y la accesibilidad a servicios médicos, entre otros beneficios para la gente del campo. La Comunidad se empodera de sus propios proyectos y se hace partícipe de soluciones prácticas y seguras.

Al realizar esta acción, la UNGRD adelanta un trabajo muy importante que implica la participación activa de las comunidades que solicitan la construcción del puente. Ello se ve reflejado en las palabras de gratitud de los mismos habitantes de los territorios intervenidos.

Malvina Torres de Arévalo, uno de los cientos de habitantes del país, exclamó felicidad en la construcción de uno de esos puentes, diciendo que “por fin vamos a tener comunicación con Garagoa, Tunja, para donde queramos. Llevábamos más de un año sin el puente y esto sí que era difícil porque nos tocaba dar una vuelta muy larga para poder salir a otro pueblo. Porque ahí   hicieron un paso con guadua, pero a muchos nos da miedo pasar por ahí”, dijo esta campesina de las tierras colombianas, quien es claro ejemplo de la labor que se realiza.

También, Clarisa López, habitante de la vereda Juntas del municipio de Chinavita (Boyacá), comunidad afectada por la creciente del río Garagoa, cuyas aguas arrasaron dos puentes peatonales, dijo “el puente es muy importante porque ya no tenemos que caminar más de 40 minutos para poder ir hasta otro puente, ahora será más fácil sacar nuestras cosas y trasladarnos hasta el municipio”.

El periódico La Patria de Manizales registró también, el 12 de noviembre de 2012, la experiencia del sector de Las Marraneras, donde un año antes el puente de cemento que cruzaban la quebrada Las Vallas, que desemboca en la Olivares, se desplomó después de un fuerte aguacero. Desde ese día, por lo menos 100 integrantes de 20 familias que viven en el sector se habían quedado incomunicados. Así lo relata el periódico: José Ómar tiene la mirada alegre y sonríe tímidamente mientras comenta que ya no tendrá que guardar la moto donde su vecino del otro lado de la montaña y que se ahorrará $25 mil que le pagaba de garaje. “Que hayan puesto este puente es una bendición”, dice.

Y estas palabras de alegría y los rostros de felicidad por esos puentes, son el reflejo de los trabajos que se realizan. La UNGRD coloca su experticia, por medio de los profesionales que trasiegan por el país, y las comunidades ayudan a construir esos puentes peatonales.

Otro testimonio de los cambios cualitativo que genera el programa “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad”, así como los factores diferenciadores de ésta iniciativa, se puede evidenciar en el capítulo 150 de Especiales Pirry: “El Puentero; en Colombia está el puente más grande del mundo” del Canal RCN. A continuación se presentan algunos apartes de la narración:

“San Juan de Rio Seco, Cundinamarca, 27 de Julio de 2011. San Juan de Rio Seco tiene el privilegio de ser un pueblo tranquilo. (…) Su escuelita, ubicada en lo alto de esta montaña parece una postal arrancada de un catálogo para promocionar los destinos ocultos de Colombia, uno de esos lugares en nuestra geografía que parecen detenidos en el tiempo. Este año cuenta con 14 estudiantes, muchos de ellos hijos de los que en su momento fueron también sus alumnos [los de Bertulfo, el profesor de la Vereda]. (…)

Sin embargo Bertulfo, este profesor de 44 años no es un hombre tranquilo: al igual que todos sus paisanos tiene una preocupación, al pueblo le falta un puente para que los niños crucen el rio sin peligro. Por aquí (por el río), por este lugar deben cruzar diariamente cientos de familias para ir al centro del poblado, con el riesgo inminente de un accidente. Sin contar con los estragos de esta nueva ola invernal, que les impide a sus estudiantes asistir a clase cuando llueve. Hace pocos meses faltaron dos semanas a clase por que el rio estaba crecido. Pero lo que no sabe Bertulfo (…) es que a 90 km de su pueblo en Bogotá, una idea está a punto de cambiar el destino de sus 14 estudiantes y de las 100 familias que habitan en estas cuatro veredas.

Bogotá, algunos días después. Carlos Barrera tiene una obsesión en su vida, construir puentes, o lo que es lo mismo, acercar a las comunidades que se encuentran separadas por los ríos. Hoy le explica a su esposa su nuevo proyecto: Aquí está el cañón que cuando se crece toda esta gente queda aislada. Es un puente más o menos de unos 50 metros cálculo yo. 50 metros que podrían significar en esta nueva ola invernal, que ya ha cobrado víctimas fatales en el país, una distancia que decide muchas veces el futuro y la prosperidad de un pueblo. (…) Sin embargo, este puente presenta otro reto: la llevada de los materiales hasta el cauce del rio; 9 toneladas de peso que no hay como transportar si no es con la ayuda de un helicóptero de carga. (…)

San Juan de Rio Seco, Cundinamarca, 40 días después. En lo alto de esta montaña y mientras llega un helicóptero del ejército nacional, que ayudará a llevar los materiales que componen la estructura, (…) Carlos supervisa los últimos detalles. Hace pocos días perdió una semana de trabajo porque el tiempo no permitió que el helicóptero volara desde la base.

Dos vigas de 700 kilos cada una, cientos de metros de cable de acero, 25 módulos para ensamblar la estructura, cemento,   tornillos; construir un puente no es solo un asunto ligado a la ingeniería que obedece a estrictas fórmulas de la física: la comunidad es el pilar de todo esto, ellos se sienten dueños del puente, ellos se empoderan, se tienen que comunicar con el vecino, con el compadre, también con el que tuve un disgusto hace mucho tiempo, con el que piensa diferente que yo, y les toca unirse para poder hacer realidad ese puente; entonces esto se vuelve, además de un puente de acero, un puente también de comunicación (…), de muchas cosas bonitas que se empiezan a tejer alrededor de eso.

Por fin, el helicóptero aparece en el horizonte. (…) Cada viga amarrada al helicóptero, cada viaje con la pesada carga, cada cosa un pretexto para salir de la rutuna campesina y ser coparticipes del proyecto. Quizás por esta razón en cada pueblo estos puentes son una especie de patrimonio, un tesoro, el orgullo de cada vereda. Esta vez fueron 7 vuelos en total. Dos helipuertos improvisados, 40 personas en el operativo. El sobrevuelo por un angosto cañón a una baja altura y con fuertes vientos de costado.

San Juan de Rio Seco, un día después. Con las pesadas estructuras de acero a 40 metros del lugar donde serán ancladas, ahora la misión es transportarlas hasta los cimientos que previamente hizo la comunidad. (…) Cargarlas entre todos, levantarlas, desplazarlas 20 metros hasta el filo del peñasco, echarlas a rodar por la colina, superar lo escarpado del terreno, vencer obstáculos y machetear árboles, limpiar las zarzas, remover hierbajos, mover pesadas rocas de un lado al otro, arrastrar nuevamente la estructura, levantarla un poco (…), nivelar el eje, traer las sogas, amarrarla al caballo de Don Octavio para que ayude, halar todos al tiempo, cuñarla con rocas, enderezarla que quedo torcida, (…) tomar las medidas otra vez, cortar un árbol para sostenerla, descansar para ir a almorzar…Si, toda una empresa, posible solo gracias al trabajo en equipo (…).

Viene un proceso de cimentaciones (…) es ubicar las estructuras en su sitio, nivelarlas, alinearlas y hacer una cimentación ciclópea, que son las bases que van a soportar el puente. Es un trabajo que se hace en uno o dos días, que es tender unos cables, los cables principales de suspensión, y empezar a tender todo el piso y colocar el tablado; ese es básicamente el proceso de construcción de un puente.

San Juan de Rio Seco, Cundinamarca, 45 días después. Tras cuatro meses de comenzada la construcción, Carlos Tensa los cables que sostendrán la estructura. Esta es la parte más delicada del proceso, un error de cálculo podría hacer colapsar el puente en un futuro. Y ahora sí, listos los cables comienza lo más extenuante: ensamblar los módulos que sostendrán la madera.

30 personas, entre quienes está la delegación de la Defensa Civil de San Juan de Rio Seco, empezaron a trabajar este día a las 8am. 800 puntillas, 200 piezas de madera, 300 metros de cable, 25 módulos de acero, 80 brazos. (…) Esto es trabajo en equipo, así se construyen los sueños en los pequeños rincones de Colombia. (…) Y entre todos los trabajadores, magullado, con la espalda desecha y con la piel de las manos rotas de tanto martillar estaba Bertulfo, si Bertulfo, el profesor de la escuela, aquí lo encontramos a las tres de la tarde después de dar clase en la mañana, arrodillado, agotado, feliz. (..)

La construcción de estos puentes es posible no solo gracias a la entrega de la comunidades involucradas sino también al papel que desempeña el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres[7], donde Carlos trabaja desde hace dos años: el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres lo que hace es unir esfuerzos de varias entidades, de los Comités Locales de Emergencia[8], de los Comités Departamentales[9] y sobretodo de la Comunidad.

Midiendo el éxito

Teniendo en cuenta que el programa “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” hace parte del Plan de Acción de la Subdirección de Manejo de Desastres de la UNGRD, esta subdirección realiza permanente seguimiento y monitoreo a las actividades desarrolladas por este programa, de acuerdo con las metas e indicadores establecidos en la Línea de Acción “Preparación para la Recuperación”, en la estrategia “Fortalecimiento del Banco de Materiales para la Recuperación de Infraestructura”, en la actividad “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad de la UNGRD”. Dichas actividades son además reportadas trimestralmente a la Oficina Asesora de Planeación de la UNGRD, la cual realiza el seguimiento al Plan de Acción de la entidad en su conjunto, desde las actividades y metas que determinan la ejecución misional, de soporte y de resultado de gestión de la entidad.

El seguimiento a los recursos del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres – FNGRD destinados para la adquisición y reserva de materiales y el fortalecimiento de la logística y operación del programa “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad” durante 2014 y 2015 lo hace, conforme a lo establecido en el artículo 3º. del decreto 1547 de 1984, la Sociedad Fiduciaria La Previsora Limitada; empresa industrial y comercial del Estado, vinculada al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, encargada de la administración y representación del FNGRD, de acuerdo con las directrices, lineamientos e instrucciones de la Junta Directiva del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres.

Por su parte, el seguimiento a la adquisición de los materiales para la construcción de 26 puentes peatonales modulares para atender emergencias, como parte de la operación del programa “Puentes de la Esperanza y la prosperidad” durante 2014 y 2015, se hace mediante el acta de entrega de los materiales del contrato de adquisición de los mismos al “Banco de Materiales”. El monitoreo de los materiales adquiridos y reservados en el Banco se hace por medio del inventario del almacén del área Administrativa de la UNGRD.

La UNGRD también cuenta con una Oficina Asesora de Control Interno, la cual realiza los siguientes informes:

o   Informes de Seguimiento a la Gestión: seguimiento a las actividades, procedimientos y controles establecidos por la UNGRD con relación a la ejecución y legalización de los recursos asignados por medio del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, para garantizar la transparencia de la gestión.

o   Acompañamiento y Verificación a la ejecución del Plan de Acción de la UNGRD.

Los principales indicadores que permiten evidenciar los cambios generados por la iniciativa son:

Nombre del indicador

Meta original (2013)

Meta alcanzada (2013)

Puentes Instalados

Un puente/mes

(12 puentes en 2013)

Un puente/mes (promedio)

(12 puentes en 2013)

Familias Beneficiadas

50 familias/mes

(600 familias en 2013)

64,5 familias/mes (promedio)

(774 familias en 2013)

Personas Beneficiadas

250 personas/mes

(3.000 personas en 2013)

322,5 personas/mes (promedio) (3.870 familias en 2013)

Relevancia al MAH 1

La iniciativa Puentes de la Esperanza y la Prosperidad, al hacer parte del proceso misional de la UNGRD: Manejo de Desastres, por jugar un papel fundamental y determinante en el proceso de respuesta a emergencias; y del proceso de Reducción del Riesgo, al tratarse de intervenciones prospectivas con el otorgamiento de asistencia técnica a las comunidades para la reducción del riesgo, y de intervenciones correctivas frente amenazas y vulnerabilidad por medio de proyectos de recuperación de pasos peatonales, se enlaza con la aplicación que en el país se hace del MAH desde la UNGRD y con la aplicación de la Política Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ley 1523 de 2012) y la pues en marcha del Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo.

De manera específica, los Puentes de la Esperanza y la Prosperidad contribuyen con el desarrollo del Objetivo 3 del MAH, ya que comprenden acciones entorno a la Reducción del Riesgo con programas de atención a la comunidad con soporte técnico para la construcción de pasos peatonales seguros en comunidades rurales, al igual que acciones dirigidas a la recuperación tras las emergencias de los pasos peatonales.

Finalmente, tal como se mencionó al comienzo de la ficha, la buena práctica aquí descrita, por su naturaleza, se relaciona con las prioridades de acción 3 y 4.

Potencial de réplica

La iniciativa tiene la facilidad de adaptarse a todos los contextos posibles. En primera instancia, el colombiano Carlos Barrera junto con la Fundación Puentes de la Esperanza, realizó la adaptación de la metodología original del Suizo Toni Ruttimann al contexto colombiano, hasta convertirla en lo que es hoy; a saber, una iniciativa que se desarrolla, como en ningún otro país del mundo, con el apoyo del Gobierno Nacional y de los Gobierno locales y con respaldo Institucional.

Siguiendo la misma línea, en países como Ecuador, Camboya, Indonesia y Filipinas existen personas civiles que también han adoptado y adaptado la metodología a sus contextos particulares y la están aplicando en la construcción de los puentes, partiendo por su puesto de la metodología y filosofía de construcción colectiva impartida por el Suizo inventor del sistema.

En lo que a la adaptabilidad de la metodología a las diferentes regiones del país se refiere, es evidente que sin importar las condiciones geográficas del territorio, es posible de una u otra forma llevar a feliz término la construcción de los puentes. A la fecha, ya se han desarrollado puentes en 15 de los 32 Departamentos del país, todos bajo condiciones geográficas muy diferentes, lo que además determina por supuesto los tiempos de desarrollo de los mismos, dependiendo del grado de dificultad y complejidad del territorio, de la comunidad y de las condiciones de seguridad de las regiones del país que requieran la construcción de los puentes.

Finalmente, en cuanto al interés de la entidad por llevar a cabo intercambios de la experiencias sobre las maneras de adaptación de la metodología a otros contextos, es importante mencionar que actualmente La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres   -UNGRD tiene prevista una pequeña reserva de puentes peatonales portátiles para apoyar algún país vecino en el caso de una emergencia donde se requiera este tipo de solución específica.

Por el momento no se han presentado demandas de Cooperación Internacional en lo que a la instalación de puentes portátiles en caso de emergencias se refiere, o para asistencia técnica con capacitaciones o expertos sobre la metodología.

Se realizó un intercambio de experiencias con la Misión de Cascos Blancos de Argentina en el marco del Memorando de Entendimiento establecido entre ellos y la UNGRD en septiembre de 2013 en Bogotá, durante la cual se les presentó el programa “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad”.

Finalmente es importante mencionar que por solicitud del Embajador de Colombia ante la OEA, Andrés González al Director de la UNGRD, se envió información sobre el programa “Puentes de la Esperanza y la Prosperidad.

Contribuciones de:

Carlos Iván Márquez Pérez – Director General UNGRD

María Margarita Arias Sánchez – Coordinadora de Cooperación Internacional UNGRD

[1] En 2001 nació la “Fundación Puentes de la Esperanza”, organización sin ánimo de lucro que estandarizó el sistema de construcción de puentes modulares portátiles, con el propósito de ayudar a comunidades rurales que padecen dificultades de movilidad por la ausencia de pasos peatonales seguros. La fundación convocó autoridades locales, organizaciones privadas, instituciones de diferente índole, y entidades públicas y no-gubernamentales para articular esfuerzos en torno a la construcción de los puentes peatonales, trabajando “hombro a hombro” con las comunidades rurales que reportan problemas para cruzar sobre ríos y quebradas.

[2] http://puentesdelaesperanza.org/contenido/quienes-somos

[3] “Por la cual se adopta la política nacional de gestión del riesgo de desastres y se establece el Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo y se dictan otras disposiciones”.

[4] Según la Ley 1523 de 2012, en los niveles sub nacionales las cabezas directivas del SNGRD son los gobernadores y alcaldes respectivamente; hay Consejos Departamentales y Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres, y Comités de Conocimiento del Riesgo, Reducción del Riesgo y Manejo de Desastres a nivel nacional, departamental y municipal. De igual forma, además del Fondo Nacional, hay fondos departamentales y municipales, y los departamentos están obligados por la ley a contar con oficinas asesoras de Gestión del Riesgo, al igual que los municipios de más de 250 mil habitantes.    

[5] Márquez Pérez, Carlos Iván. La Gestión del Riesgo, ejemplo para Colombia, en: “Colombia menos vulnerable”, Edición N° 1, año 2013, Casa Editorial El Tiempo.

[6] UNGRD. Una esperanza abriendo caminos en Colombia, en: “Colombia menos vulnerable”, Edición N° 1, año 2013, Casa Editorial El Tiempo.

[7] Hoy, el Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres.

[8] Hoy, los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres.

[9] Hoy, los Consejos Departamentales de Gestión del Riesgo de Desastres.

Creación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD

Se creó una entidad pública de alto nivel en la estructura político-administrativa del Estado, con la capacidad de dirigir, orientar y coordinar las entidades públicas, privadas y comunitarias que conforman el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, en la implementación de la política de Gestión del Riesgo de Desastres; a través del conocimiento y la reducción del riesgo y el manejo de desastres. 

Título del ejemplo de buenas prácticas

Desarrollo normativo e institucional del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres – SNGRD: Creación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD y Expedición de la Ley 1523 de 2012

A cual prioridad de acción contribuye el caso de buenas prácticas presentado? 

 

La buena práctica aquí descrita encaja con las cinco prioridades del Marco de Acción de Hyogo así:

Prioridad 1: Con la conformación de la UNGRD se está contribuyendo con el desarrollo de la capacidad institucional del Estado Colombiano para garantizar, no solo la reducción del riesgo sino también su conocimiento y el manejo de los desastres. Además, con la adopción de la Política Pública de Gestión del Riesgo de Desastres, que comprende una política de estado y de desarrollo nacional integrando instrumentos de planeación y mecanismos de financiación en los tres niveles de gobierno, se deja atrás el esquema asistencialista anterior basado en la respuesta a emergencias, y se empieza a concebir la Gestión del Riesgo de Desastres como una prioridad nacional, con una base institucional sólida que se replica en y asigna roles y responsabilidades a las entidades territoriales. Finalmente, con la creación del Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, conformado por instituciones técnicas y operativas y de socorro, se desarrollan escenarios de coordinación multinivel que fortalecen la base institucional de Gestión del Riesgo de Desastres en el país.

Prioridades 2, 4 y 5: La Política Pública de Gestión del Riesgo de Desastres ampara el concepto integral de la Gestión del Riesgo de Desastres, a partir de la inclusión de tres procesos: Conocimiento del Riesgo, Reducción del Riesgo y Manejo de Desastres. Desde su promulgación, la responsabilidad de conocer el riesgo, reducirlo y manejar los desastres es de todos; entidades públicas, privadas y comunitarias resultan fundamentales ya que tienen un rol activo, en el marco de la ley, en los tres procesos de la Gestión del Riesgo de Desastres.

Prioridad 3: A partir de la promulgación de la Ley 1523 de 2012, con la orientación de la UNGRD y el apoyo de las entidades del SNGRD, cada habitante del país empieza a añadir a su cotidianidad la Cultura de la Gestión del Riesgo de Desastres, para que su día a día no se vea afectado por eventos naturales o antrópicos no intencionales. Entonces, todos los habitantes del territorio nacional, desde el Presidente de la República hasta el habitante más joven, resultan fundamentales en el desarrollo e impulso de una cultura de seguridad y resiliencia a todo nivel; desde el orden nacional, departamental y municipal, hasta en los sectores público, privado y comunitario.

Contexto

Colombia, dada su pluralidad de accidentes geográficos y formación geológica, es un territorio sujeto a muchos fenómenos de origen natural, los cuales a su vez están asociados a la incidencia de las comunidades en el territorio y las condiciones variables del clima, generando mayores situaciones de amenaza y vulnerabilidad.

El 35% del país se encuentra asentado en el complejo sistema montañoso que conforma la Cordillera de los Andes, el cual se manifiesta a través de una importante actividad sísmica y volcánica. Por otra parte, la ubicación del país en la zona de convergencia intertropical hace que las regiones de la Amazonía, la Orinoquía, el Caribe y la zona Andina estén expuestas, respectivamente, a los Fenómenos de El Niño o de La Niña, causando sequías extremas o fuertes lluvias según el caso. En términos de la distribución del nivel de exposición del territorio nacional y de la población colombiana a fenómenos naturales, el 86% de la población del país está   expuesta a amenaza sísmica alta y media, el 28% a un alto potencial de inundaciones, y el 31% a amenaza media y alta por movimientos en masa.

A pesar de lo anterior, con antelación al año de 1988, no existía en Colombia una estructura normativa que permitiera afrontar y dar respuesta a las situaciones calamitosas o desastrosas que pudieran presentarse en el territorio nacional. Solo a partir del gran desastre nacional generado por la avalancha de Armero en 1985, fue que Colombia inició su proceso normativo y de conocimiento del riesgo, impulsando la formulación de instrumentos legales e instituciones con capacidad para hacer frente a dichos escenarios, pero desde una perspectiva meramente preventiva y de atención de desastres.

Según el documento de la CEPAL y el BID “Información para la Gestión del Riesgo de Desastres, Estudios de Caso de 5 Países, Estudio de Caso Colombia” del 2007, Colombia ha sido un país de desastres de origen natural, los cuales han generaron importantes pérdidas de vidas y bienes destruidos. Las pérdidas de vidas por erupciones volcánicas alcanzaron las 24.456 víctimas fatales para el período 1970-2011, mientras que los sismos generaron, durante el mismo tiempo, 2.219 víctimas.

Entre los años 2010 – 2011, Colombia se vio sumida en una de sus mayores catástrofes naturales durante la segunda temporada de lluvias, acentuada por el fenómeno hidrometereológico de La Niña. Según un estudio desarrollado por la CEPAL y el BID titulado “Valoración de Daños y Pérdidas: ola invernal en Colombia 2010-2011”, la temporada de lluvias 2010-2011 trajo consigo inundaciones, avalanchas y remociones en masa en varias zonas del país. La mayor zona inundada fue el norte del país y parte de las zonas central y sur del territorio nacional. Dichas inundaciones generaron, según el Registro Único de Damnificados REUNIDOS, 1.374 muertos, 2´350.024 damnificados, 109.760 viviendas destruidas, y 458.022 viviendas averiadas. El evento marcó precedentes por su larga duración y extensión.

Localidad

Colombia

Describa cómo fue tratado el problema?

Como parte de la respuesta, el Gobierno Nacional formuló un Plan de Acción que incluyó tres fases de intervención: (1) Atención Humanitaria de Emergencias, (2) Rehabilitación y (3) Prevención y mitigación del riesgo; para lo cual destinó 5.3 billones de dólares del Presupuesto General de la Nación 2010-2011, para atención humanitaria, alojamientos, obras menores, y apalancar gastos de operación y provisiones en 1.041 municipios de 28 departamentos.

Además, para enfrentar la situación, en noviembre de 2010 se lanzó la campaña “Colombia Humanitaria”, campaña creada para apoyar y fortalecer la institucionalidad, brindar atención de emergencia y adelantar acciones de rehabilitación (restablecimiento en el corto plazo de las líneas vitales y actividades necesarias para la normalización de las condiciones de vida de las comunidades afectadas).

También, la situación generada por el fenómeno de la niña impulsó de manera acelerada la iniciativa que, desde la anterior Dirección de Gestión del Riesgo del Ministerio del Interior y Justicia, se había planteado para formular una ley que permitiese evolucionar del concepto de prevención y atención de desastres hacia la concepción de la gestión integral del riesgo de desastres, como una política pública de desarrollo orientada a contribuir con la seguridad, el bienestar, la calidad de vida de las personas y el desarrollo sostenible.

En línea con lo anterior, se estaba cimentando la creación de un ente rector y articulador del sistema que permitiera, legal e institucionalmente, desarrollar e implementar la gestión del riesgo de desastres en el país; lo que además se vio respaldado por la inclusión, en el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno en curso “Prosperidad para Todos 2010 – 2014”, de un capítulo encaminado a generar políticas de Sostenibilidad Ambiental y Prevención del Riesgo. Fue así como se propuso al Departamento Administrativo de Presidencia de la República – DAPRE el proyecto de decreto ley para la creación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD- como una entidad adscrita a la Presidencia de la República, proyecto que se concretó con la expedición del Decreto 4147 de 2011.

Por su parte, en el Congreso de la República, y con el impulso del gobierno nacional bajo la orientación del entonces Ministro del Interior, se discutía el proyecto de ley que creaba el Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – SNGRD- y se adoptaba la política nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, proceso que culminó con la sanción de la Ley 1523 de 2012 por parte del Presidente de la República.

El instrumento de planificación más importante derivado de la Ley 1523 de 2012 es el Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres – PNGRD, por medio del cual se dan a conocer los objetivos, metas, estrategias y resultados de la Política Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, que deberán ser implementados en el periodo 2013 – 2025, por parte de todos los actores del SNGRD, quienes deberán realizar acciones encaminadas a fortalecer la gestión del riesgo en los territorios, a través de los procesos de conocimiento del riesgo, reducción del riesgo y manejo de desastres, en el marco de la planificación del desarrollo.

Los actores involucrados en el diseño del proyecto de ley y del PNGRD son:

-       Ministerio del Interior y de Justicia: Radicación del proyecto de ley y acompañamiento en el trámite legislativo.

-       UNGRD: Contrata la firma consultora INGENIAR CAD CAE LTDA para realizar la formulación del Componente General del Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, mediante un proceso participativo del cual hicieron parte todas las entidades técnicas y operativas del SNGRD, los ministerios de los diferentes sectores, y los coordinadores, subdirectores y jefes de oficina de la UNGRD. La formulación del Componente Programático del PNGRD es liderado directamente por la Subdirección General de la UNGRD.

Los actores encargados de la Implementación de la Ley 1523 y del PNGRD son todos los actores del SNGRD (técnicos y operativos):

-       Presidente de la República: Conductor del SNGRD.

-       Consejo Nacional para la Gestión del Riesgo: Instancia superior encargada de orientar el SNGRD.

-       UNGRD: 1) Articular los niveles nacional y territorial del SNGRD, 2) Articula los intervinientes privados, las organizaciones sociales y las organizaciones no gubernamentales del SNGRD, 3) Elaborar y hacer cumplir la normatividad interna del SNGRD.

-       Comité Nacional para el Conocimiento del Riesgo: instancia interinstitucional del SNGRD que asesora que planifica la implementación permanente del proceso de conocimiento del riesgo.

-       Comité Nacional para la Reducción del Riesgo: instancia interinstitucional del SNGRD que asesora que planifica la implementación permanente del proceso de reducción del riesgo.

-       Comité Nacional para el Manejo de Desastres: instancia interinstitucional del SNGRD que asesora que planifica la implementación permanente del proceso de manejo de desastres.

-       Gobernadores: son los conductores del SNGRD en su nivel territorial. Proyectan hacia las regiones la política del Gobierno Nacional y deben responder por la implementación de los procesos de conocimiento y reducción del riesgo y manejo de desastres.

-       Consejos Departamentales   para la Gestión del Riesgo (Comités: conocimiento, Reducción y Manejo)

-       Alcaldes: representan al SNGRD en el distrito y municipio. Como conductores del desarrollo local, los alcaldes son los responsables directos de la implementación de los procesos de conocimiento y reducción del riesgo y manejo de desastres en el municipio o distrito.

-       Instancias de Coordinación Territorial (Consejos Departamentales y Municipales para la Gestión del Riesgo): instancias de coordinación, asesoría, planeación y seguimiento, destinados a garantizar la efectividad y la articulación de los procesos de conocimiento y reducción del riesgo y manejo de desastres en la Entidad Territorial correspondiente.

-       Sector Público, Comunidad y Sector Privado: deben cumplir con la responsabilidad de la gestión del riesgo, a partir del desarrollo y ejecución de los procesos de conocimiento y reducción del riesgo y manejo de desastres, en el marco de sus competencias, su ámbito de actuación y su jurisdicción, como componentes del SNGRD.

Para la superación de algunos de los retos más importantes en la implementación del concepto integral de la Gestión del Riesgo de Desastres en el país y la puesta en marcha del SNGRD, se establecieron algunos instrumentos y mecanismos novedosos que facilitaran su ejecución:

-       Manual de Estandarización de Asistencia Humanitaria de Emergencia sobre: Evaluación de Emergencia, Ayuda Alimentaria, No- Alimentaria, Alojamientos Temporales, Medios de Vida, Agua y Saneamiento, Salud.

-       Ley de Voluntariado – Subsistema de primera respuesta. (Ley 1505 de 2012): Creada con el objetivo de conformar el Subsistema Nacional de Voluntarios en Primera Respuesta y así reconocer y estimular la labor de los voluntarios que hacen parte del mismo (Defensa Civil, Bomberos y Cruz Roja Colombiana) y potenciar su formación y competencias ciudadanas.

-       Ley de Bomberos (Ley 1575 de 2012): Crea una estructura bomberil a nivel nacional, departamental y distrital, con funciones específicas. La Ley también establece el Fondo Nacional de Bomberos para fortalecer y dotar de recursos a los Cuerpos de Bomberos en todo el país, con ingresos provenientes de las aseguradoras y presupuestos gubernamentales, y precisa sus responsabilidades para la gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades; así como la atención de incidentes con materiales peligrosos.

-       Para la coordinación multinivel l interior del SNGRD, la cooperación estratégica cívico – militar se concibe como una metodología novedosa y sui generis, debido a que las Fuerzas Militares y de Policía, dentro de la dinámica del Sistema, se vinculan con la UNGRD y se pone al servicio de ésta para las actividades de conocimiento y reducción del riesgo, pero sobre todo para apoyar las operaciones desarrolladas en manejo de desastres. Así pues, las Fuerzas Militares y de Policía prestan un apoyo flexible y ad hoc, ajustado en todo momento a las necesidades de la situación calamitosa, supeditando su estructura jerárquica al proceso de articulación y vinculación con las labores de respuesta a las emergencias, que van desde la prestación directa de asistencia, las intervenciones de ayuda humanitaria, hasta las tareas de reconstrucción y apoyo logístico.

Así mismo y de manera adicional a los instrumentos y mecanismos listados, la Ley 1523 de 2012, además de la estructura organizacional del SNGRD, designa capítulos completos para dar lineamientos sobre la incorporación de la gestión del riesgo en los mecanismos e instrumentos de planificación (capítulo III) y de financiación (capítulo V), y para estipular las directrices para el establecimiento de los sistemas de información para la Gestión del Riesgo de Desastres en los departamentos, municipios y el nivel nacional (capítulo IV). También, otorga lineamientos para la participación efectiva de la comunidad y la descentralización de la Gestión del Riesgo.

-       Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres – FNGRD: constituye una cuenta especial de la nación, con independencia patrimonial, administrativa, contable y estadística. La Junta Directiva incorpora directamente al presupuesto del Fondo, los recursos que recibe y que no correspondan a aportes del Presupuesto General de la Nación. Los aportes presupuestales y las donaciones que reciba se mantendrán en dicha cuenta como una reserva especial. El Fondo puede recibir, administrar e invertir recursos de origen estatal y/o contribuciones y aportes efectuados a cualquier título por personas naturales o jurídicas, instituciones públicas y/o privadas del orden nacional e internacional. Tales recursos deberán invertirse en la adopción de medidas de conocimiento y reducción del riesgo de desastres, preparación, respuesta, rehabilitación y reconstrucción, a través de mecanismos de financiación dirigidos a las entidades involucradas en los procesos y a la población afectada por la ocurrencia de desastres. El Fondo podrá crear subcuentas para los diferentes procesos de la gestión del riesgo.

-       Fondos Territoriales:  Las administraciones departamentales, distritales y municipales deben constituir sus propios fondos de gestión del riesgo bajo el esquema del Fondo Nacional, como cuentas especiales con autonomía técnica y financiera, con el propósito de invertir, destinar y ejecutar sus recursos en la adopción de medidas de conocimiento y reducción del riesgo de desastre, preparación, respuesta, rehabilitación y reconstrucción. Podrá establecer mecanismos de financiación dirigidos a las entidades involucradas en los procesos y a la población afectada por la ocurrencia de desastres o calamidad. El Fondo podrá crear subcuentas para los diferentes procesos de la gestión del riesgo.

-       Establecimiento de Régimen especial en caso de situación de desastre o calamidad pública.

-       Participación efectiva de la comunidad a través de las instancias nacionales y territoriales, como parte integral del SNGRD. En los municipios del país se desarrollan estrategias de formación en Gestión del Riesgo a través de asistencia técnica brindada por los funcionarios de la UNGRD a los y los CDGRD y CMGRD, orientándolos y motivándolos en la formulación de los Plan Departamentales y Municipales de Gestión del Riesgo. La comunidad también participa en las actividades de reducción del riesgo como los simulacros de evacuación, capacitaciones en primeros auxilios, implementación de Sistemas de Alertas Tempranas, entre otros.  

-       La descentralización de la gestión del riesgo. Los entes territoriales y en consecuencia, los Gobernadores y Alcaldes, son los conductores de la Gestión del Riesgo en su territorio y por tanto los responsables de su implementación y cumplimiento. Así pues, las decisiones en Gestión del Riesgo son tomadas por las entidades administrativas de los niveles local y departamental, con acompañamiento y asesora de las organizaciones del Comité Nacional para le Reducción del Riesgo de Desastres, en articulación con el SNGRD. Además, con miras a apoyar las acciones de reducción del riesgo desarrolladas en territorio, el Comité Nacional de Conocimiento del Riesgo apoya la generación de conceptos técnicos e información geográfica para la toma de decisiones, como los mapas de riesgo volcánicos, etc.

Resultados

Entre los resultados del proceso de implementación de la Ley y la puesta en marcha del SNGRD y de la UNGRD, es importante mencionar, en primer lugar, la incorporación del concepto integral de la Gestión del Riesgo, más allá del manejo de desastres, que incluye ahora el conocimiento y el manejo del riesgo, como parte y soporte del proceso de desarrollo económico, social y sostenible del país. El proceso de socialización del concepto integral de Gestión del Riesgo de Desastres entre los actores del SNGRD y en todos los niveles de la gestión del riesgo de desastres, ha permitido además:

-       Generar empoderamiento y comprensión, por parte de las entidades del SNGRD, de que la gestión del riesgo debe hacer parte de sus instrumentos de planificación y en consecuencia, debe estar incorporada en sus planes, programas, proyectos y presupuestos. La gestión del riesgo entonces, ya no es un tema aislado de una entidad o un sector, es una responsabilidad de todos los componentes del SNGRD.

-       El concepto de gestión integral del riesgo, como política de desarrollo, generó un cambio   conceptual e institucional, más allá de la atención y prevención de desastres; implica ahora el conocimiento (identificación de escenarios….) y la reducción del riesgo, además del manejo de desastres. (desglosar lo que contiene cada uno de los procesos)

A nivel metodológico, la implementación de la Ley, la UNGRD y el SNGRD ha permitido:

-       La adopción e implementación de los Planes Integrales de Gestión del Riesgo de Desastres, que sustituyen a los Planes de Contingencia, como modelos que van desde el conocimiento hasta la respuesta; con responsables, programas, proyectos y presupuesto asignado.

-       Generar obligatoriedad en los entes territoriales de contar, al menos, con oficinas encargadas de la gestión del riesgo de desastres. (Todos los departamentos y los municipios de más de 250 mil habitantes).

-       La creación de mecanismos de protección financiera que permitan la transferencia del riesgo, ya sea a través de aseguramiento o retención.

Resultados frente a los Objetivos Estratégicos del MAH:

En relación con el primer objetivo estratégico del MAH, además de la suscripción de la Ley 1523 de 2012, se puede resaltar como resultado importante el avance conseguido en la construcción colectiva de los componentes del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, sobre todo en la estructura organizacional, instrumentos de planificación y mecanismos de financiamiento, a todo nivel y multi-sectorialmente. Aún hay limitaciones en la implementación de los sistemas de información para la Gestión del Riesgo de Desastres.

Frente al segundo objetivo estratégico del MAH, es importante mencionar que, por medio del apoyo de proyectos como Predecan y de estudios desarrollados por entidades nacionales e internacionales en relación con las lecciones aprendidas en procesos de respuesta y recuperación en situaciones de emergencia generadas en Colombia, como consecuencia de los efectos del Fenomeno de la Niña en 2010 y 2011, los procesos y estructuras de la Gestión del Riesgo de Desastres en el país pasaron por un proceso de reingenieria que fueron plasmados en la Ley 1523. El resultado más significativo con respecto a este objetivo fue la conformación del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres- SNGRD.

Adicionalmente, bajo esta coyuntura, el tema de Gestión del Riesgo de Desastres adquirió una importancia y posición prioritaria como tema político a nivel territorial, nacional e internacional, que se vió reflejado en la vinculación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD como entidad vinculada a la Presidencia de la República, y la inclusión de este tema en documentos normativos y estrategicos del estado, como lo es la Estrategia Nacional de Cooperación Internacional (ENCI) 2012- 2014.

Actualmente se ha venido desarrollado de manera conjunta con las entidades respectivas, los instrumentos que garantizan la incorporación del análisis del riesgo y la evaluación del riesgo en los instrumentos de ordenamiento del territorio: Planes de Ordenamiento Territorial Municipal, Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas y Planes Departamentales de Ordenamiento Territorial. De esta forma, se están cumpliendo los fines del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, en cuanto a evitar la generación de nuevas condiciones de riesgo.

Finalmente, los resultados de la Buena Práctica en relación con el objetivo estratégico 3 del MAH, se pueden evidenciar en la articulación de los Comités Nacionales para la Reducción del Riesgo y Manejo de Desastres, los cuales deben trabajar de manera conjunta con el fin de asegurar la Gestión Integral del Riesgo de Desastres. De manera específica, se trata de la incorporación de intervenciones correctivas y prospectivas de reducción de riesgo en el proceso de recuperación tras una emergencia, así como fortalecer las medidas de protección financiera, y estrategias de re-aseguramiento, con el fin de reducir los efectos de una emergencia.

Los resultados en relación con el objetivo estratégico 3 se vieron fortalecidos por el establecimiento del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, y la inclusión de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda) en el Comité Nacional para la Reducción del Riesgo.

Así mismo, después de la afectación presentada por el Fenomeno de la Niña 2010- 2011, el Ministerio de Transporte estructuró 78 Proyectos de infraestructura vial y 2 Proyectos de infraestructura ferroviaria, para adelantar las obras de reconstrucción, recuperación y construcción de la infraestructura vial afectada por la ola invernal en cuestión, obras con las que además se buscaba reducir la vulnerabilidad de las carreteras ante los fenómenos climáticos futuros, a través de obras de estabilización, mejoramiento de trazados, y la construcción de puentes, viaductos, túneles o variantes que aseguraran la transitabilidad y redujeran al máximo el riesgo para los usuarios de las vías. Esta entidad, además, identificó la necesidad de incorporar parametros de diseño relacionados con adaptación climatica en la construcción de infraestructura.

Actualmente, los Comités Nacionales para la Gestión del Riesgo de Desastres (Conocimiento del Riesgo, Reducción del Riesgo, Manejo de Desastres), se encuentran en contínua actividad y cumplimiento de sus funciones como instancias de asesoría, orientación, segumiento y evaluación de las políticas de Gestión del Riesgo.

Midiendo el éxito

La implementación de los componentes de la buena práctica (Ley 1523 de 2012, UNGRD y SNGRD) constituyen en sí mismos los factores de éxito de la misma.

En primer lugar, la creación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres como una entidad pública del más alto nivel de la estructura político-administrativa, con personería jurídica, autonomía administrativa y financiera, patrimonio propio, del nivel descentralizado de la Rama Ejecutiva del orden nacional, adscrita al Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, le otorgo las herramientas necesarias en términos operativos, presupuestales y de capacidad de decisión y ejecución para la implementación de la Ley 1523 y la coordinación del SNGRD.

Por su parte, la adopción de la Política Pública de Gestión del Riesgo de Desastres, que ampara el concepto integral de la Gestión del Riesgo a partir de la inclusión de tres procesos: Conocimiento del Riesgo, Reducción del Riesgo y Manejo de Desastres; además concebida como una política de estado y de desarrollo nacional, que integra instrumentos de planeación y mecanismos de financiación en los tres niveles de gobierno, permitió dejar atrás el esquema de gestión del riesgo basado en la atención y respuesta a emergencias desde un enfoque asistencialista que además limita la generación de capacidades reales para el desarrollo, pasando a un enfoque integral con roles y responsabilidades asignadas en los tres niveles de gobierno y en sectores público, privado y comunitario, para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas y el desarrollo sostenible.

Finalmente, la creación del Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres permitió el desarrollo de escenarios de coordinación multinivel, donde la responsabilidad de conocer el riesgo, reducirlo y manejar los desastres es de todos los actores que conforman el SNGRD; a saber, entidades técnicas e instituciones operativas y de socorro, el sector público y el privado y la comunidad. Esto, a través de un conjunto de políticas, normas, procesos, recursos, planes, estrategias, instrumentos y mecanismos, así como la información ateniente a la temática, que se aplica de manera organizada y coordinada a través de la UNGRD, para garantizar que el proceso social de la gestión del riesgo en el país ofrezca protección a la población en el territorio nacional, mejorando la seguridad, el bienestar y la calidad de vida y contribuyendo con el desarrollo sostenible.

Durante la implementación de la buena práctica, se han realizado el seguimiento a las metas establecidas anuales y cuatrienales, a través de los siguientes mecanismos:

-       Oficina Asesora de Planeación:  

o   Plan de Acción de la UNGRD: contiene las actividades y metas que determinan la ejecución misional y de soporte, de resultado de gestión de la entidad.

o   Tablero de Control – Recursos para la segunda temporada invernal 2011: La UNGRD desarrolló un tablero de control de indicadores para eficacia y eficiencia, aprobado por la Alta Consejería para el Buen Gobierno, el cual determina la medición del impacto que generan las acciones que desarrolla esta entidad a nivel nacional en temas de Conocimiento del Riesgo, Reducción del Riesgo y Manejo de Desastres.

o   Seguimiento Acuerdos de Desempeño – Ejecución presupuestal de la UNGD (Gastos de Personal, Gastos Generales, Transferencias Corrientes, Funcionamiento e Inversión): las metas de ejecución de la UNGRD se envían al DAPRE. Semanalmente el DAPRE hace seguimiento a las metas de ejecución presupuestal, y mensualmente se realiza un análisis general de la gestión del mes.

o   Seguimiento a la Gestión Presupuestal – Ministerio de Hacienda: Seguimiento mensual con relación detallada de los bienes y servicios adquiridos por la UNGRD.

o   Comité Sectorial de Desarrollo Administrativo:

§  Reporte de seguimiento al cumplimiento de las metas de la UNGRD que están alineadas con el Plan Estratégico Sectorial y el Plan Nacional de Desarrollo, a través de la Estrategia Sinergia Seguimiento del Departamento Nacional de Planeación.  

§  Política de Transparencia: Las oficinas de Planeación, Gestión Administrativa y Servicio al Ciudadano de la UNGRD elaboran y hacen seguimiento al Plan Anticorrupción y de atención al ciudadano. Se realiza seguimiento interno cada 4 meses y se reporta por demanda a los Organismos de Control.

§  Eficiencia administrativa: La oficina de Planeación de la UNGRD implementa el sistema de Gestión de Calidad de la entidad. También, en conjunto con el grupo de Gestión Financiera, gestiona y hace seguimiento a la programación y ejecución presupuestal, al PAC, los proyectos de inversión y plan anual de adquisiciones.

-       Oficina Asesora de Control Interno:

o   Informes de Seguimiento a la Gestión: seguimiento a las actividades, procedimientos y controles establecidos por la UNGRD con relación con la ejecución y legalización de los recursos asignados por medio del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, para garantizar la transparencia de la gestión.

o   Acompañamiento y verificación a la ejecución del Plan de Acción de cada una de las dependencias de la UNGRD.

Adicionalmente Colombia, como país firmante del Marco de Acción de Hyogo – MAH, ha venido utilizando el ‘HFA Monitor’, herramienta de monitoreo y revisión diseñada para captar la información relativa a los procesos desarrollados en torno a la ejecución del MAH, desde un proceso de revisión multisectorial. Los insumos para la revisión de los avances y los retos en la implementación de la reducción del riesgo de desastres y las acciones de recuperación emprendidas en el ámbito nacional, de conformidad con las prioridades del Marco de Acción de Hyogo, son solicitadas por parte de la UNGRD a las entidades del estado colombiano que están relacionadas con el tema en cuestión, como el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Hacienda principalmente.

La UNGRD compila la información y la complementa con la evaluación de los tres procesos que se desarrollan al interior de la entidad, de acuerdo con la Ley 1523 de 2012: Conocimiento del Riesgo, Reducción del Riesgo y Manejo de Desastres. Con los insumos completos, la unidad procede a hacer el cargue en línea dela información. A la fecha, el seguimiento de la implementación del MAH a través del HFA Monitor se ha hecho en dos ocasiones: 1) corte 2011 -2013 reportado en 2012, 2) corte 2013 – 2015 reportado en 2014.

Los principales indicadores utilizados para medir los resultados del Plan de Acción de la UNGRD, con los que se evidencia además la aplicación de la Ley 1523 con apoyo del SNGRD, se presentan a continuación:

Nombre del indicador

Meta alcanzada (2013)

Plan de Acción UNGRD 2013

Municipios asistidos en la formulación del Plan de Gestión del Riesgo

124

Gestores del Riesgo Capacitados

5.000

Departamentos y municipios de más de 250.000 habitantes asistidos en la creación de dependencias para la gestión del riesgo

16

Proyectos Especiales de Mitigación Ejecutados

25

Proyectos de Rehabilitación y/o reconstrucción de la red vial nacional afectada por la segunda temporada de lluvias 2011/2012 ejecutados

36

Viviendas reparadas y/o reconstruidas

212

Viviendas reconstruidas con el suministro de materiales

168

Sedes educativas dotadas, con aulas reparadas y baterías sanitarias

528

Familias atendidas con asistencia humanitaria de emergencia

320.000

Familias beneficiadas con los subsidios de arriendos y auto albergues

6.124

Convenios para el fortalecimiento de la línea de agua y saneamiento firmados

3

Sistemas de acueducto y de abastecimiento de agua reparados

7

Familias beneficiadas mensualmente con el suministro de agua potable

26.303

Municipios beneficiados con aportes económicos destinados a las autoridades locales para rehabilitación de vías secundarias afectadas

134

Municipios beneficiados con obras civiles de emergencia (construcción de jarillones, adecuación hidráulica de drenajes, remoción de escombros y derrumbes, dragado, rehabilitación vial, conformación de taludes

189

Hectáreas favorecidas con el proyecto de recuperación y desarrollo del sector agropecuario

12.997

Productores-ganaderos beneficiados con el proyecto de recuperación y desarrollo del sector agropecuario

5.329

Toneladas de semillas y suplementos alimenticios entregados con el proyecto de recuperación y desarrollo del sector agropecuario

9.352

Familias beneficiadas con el proyecto de restablecimiento socioeconómico de las comunidades indígenas del municipio de Riohacha

150

Familias beneficiadas con el proyecto de fortalecimiento de la actividad productiva ovino – caprina en comunidades wayuu de Riohacha

73

Participación en el diseño y construcción de pasos peatonales seguros en comunidades rurales

12

Maquinaria amarrilla entregada a nivel nacional

572

 

Relevancia al MAH 1

En el proceso de formulación de la Política Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ley 1523 de 2012) y del Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres se tuvieron en cuenta, como ejes primordiales, los tres objetivos estratégicos, las cinco áreas prioritarias para la acción y los cuatro temas transversales del MAH; con lo que se configuró una herramienta muy importante para estimular y profundizar desde el nivel nacional, los compromisos adquiridos por el país al momento de firmar el MAH, y que deben ser planificados y ejecutados a nivel territorial por los alcaldes y gobernadores del país. Así pues:

Objetivos Estratégicos /Prioridades MAH

Acciones en Colombia

Objetivo 1

Prioridad 1

La Ley 1523 de 2012 regula el proceso de gestión del riesgo de desastres y lo considera una política de desarrollo indispensable para asegurar la sostenibilidad.

La Subdirección de Conocimiento del Riesgo de Desastres de la UNGRD viene adelantando acciones y actividades para el apalancamiento hacia la política y la toma de decisiones sobre el conocimiento del riesgo del país:

-        Investigación, formación y comunicación sobre conocimiento del riesgo (guías pedagógicas en GRD para formadores y comunidades, pruebas piloto de implementación de las guías, procesos de formación en GRD a comunidades y formadores)

-        Evaluación y análisis del riesgo (Tecnológico, movimiento en masa, inundaciones, actividad sísmica)

-        Asistencia técnica y capacitación a entidades públicas para otorgar lineamientos sobre la adecuada incorporación de la GRD en los instrumentos de planificación locales y en la implementación en la Ley 1523

Dentro del componente general del PNGRD se plantean seis objetivos estratégicos de los cuales dos están relacionados con el objetivo 1 del MAH:

(1) Mejorar el Conocimiento del Riesgo de Desastres en el territorio nacional

(2) Reducir la construcción de nuevas condiciones de riesgo en los procesos de desarrollo y planificación territorial, sectorial y ambiental sostenible.

Objetivo 2

Prioridad 3

La Ley 1523 de 2012 crea el SNGRD, el cual cuenta con tres comités nacionales de coordinación interinstitucional para el conocimiento del riesgo, la reducción del riesgo y el manejo de desastres. El SNGRD se replica a nivel territorial en los Consejos Territoriales, los cuales a su vez cuentan con comités técnicos de coordinación interinstitucional de los procesos de conocimiento, reducción y manejo.

Los programas de asistencia técnica de la Subdirección de Conocimiento del Riesgo de Desastres de la UNGRD buscan fortalecer y orientar el proceso de conocimiento y gestión del riesgo en los entes nacionales, locales y regionales del país, con miras a aumentar la resiliencia ante las amenazas.     También, se realizan capacitaciones dirigidas a la comunidad y se desarrollan procesos de formación certificada de ciudadanos en los pilares de la Gestión del Riesgo de Desastres para convertirlos en gestores del riesgo.

Finalmente, dentro del componente general del PNGRD se plantean seis objetivos estratégicos de los cuales dos están relacionados con el objetivo 2 del MAH:

(1) Fortalecer la educación, la participación ciudadana y comunicación social en la gestión del riesgo con observancia de las nociones de diversidad cultural, protección e igualdad de género

(2) Fortalecer la capacidad institucional de los actores del SNGRD.

Objetivo 3

Prioridades 2,4,5

La Ley 1523 de 2012 regula los subprocesos de Reducción del Riesgo y de Manejo de Desastres, entendiendo por el primero las intervenciones dirigidas a modificar o disminuir las condiciones de riesgo existentes, entiéndase: mitigación del riesgo y a evitar nuevos riesgo en el territorio, entiéndase: prevención del riesgo, que se adoptan con antelación para reducir la amenaza, la exposición y disminuir la vulnerabilidad de las personas, los medios de subsistencia, los bienes, la infraestructura y los recursos ambientales; para evitar o minimizar los daños y pérdidas en caso de producirse los eventos físicos peligrosos. Por su parte, el Manejo de Desastres implica la preparación para la respuesta a emergencias, la preparación para la recuperación posdesastre, la ejecución de dicha respuesta y la ejecución de la respectiva recuperación, entiéndase: rehabilitación y recuperación.

La UNGRD cuenta con una Subdirección de Reducción del Riesgo desde las cuales se realizan las siguientes acciones:

-        Intervenciones Prospectivas: Lineamientos para la incorporación del componente de intervención prospectiva en los instrumentos de planificación territorial, desarrollo de proyectos de variabilidad y cambio climático, asistencia técnica y acompañamiento a los Consejos Municipales para la apropiación de los procesos de la gestión integral del riesgo de desastres y su aplicación en los Planes Municipales de Gestión del Riesgo y la Estrategia Municipal para la Respuesta a Emergencias, asistencia técnica para la reducción del riesgo volcánico, tsunamis y huracanes.

-        Intervenciones Correctivas: Intervenciones ante amenazas y vulnerabilidad por medio de proyectos de recuperación de la infraestructura vial, reparación y reasentamientos de vivienda y suministro de materiales, obras de mitigación y recuperación, y dotación y reparación de sedes educativas y baterías sanitarias.

-        Protección Financiera: desarrollo de eventos de difusión de la temática a nivel territorial y sobre la conformación, administración y funcionamiento de los Fondos Territoriales para la Gestión del Riesgo de Desastres. Gestiones con el Ministerio de Hacienda y Crédito Público para apoyar el desarrollo e implementación de la Estrategia de Protección Financiera.

La UNGRD también cuenta con una Subdirección de Manejo de Desastres, la cual desarrolla acciones en: Asistencia Humanitaria de Emergencia, Subsidios de arriendo, Agua y Saneamiento básico, transferencia económica a entes territoriales para la recuperación, obras civiles de emergencia, apoyo económico de emergencia, recuperación y desarrollo del sector agropecuario, preparación para la respuesta y la recuperación, pasos peatonales seguros en comunidades rurales, banco de maquinaria amarilla y proyectos integrales dirigidos a comunidades vulnerables.

Finalmente, el componente general del PNGRD se plantean seis objetivos estratégicos de los cuales dos están relacionados con el objetivo 3 del MAH:

(1) Reducir las condiciones existentes del riesgo de desastres.

(2) Garantizar un adecuado Manejo de Desastres y una recuperación eficiente y oportuna.

 

 

En lo que a la Campaña Mundial “Desarrollando Ciudades Resilientes – Mi ciudad se está preparando”, es importante mencionar que actualmente la UNGRD, en el Marco de Colaboración tripartito firmado con la Federación Colombiana de Municipios y UNISDR, se encuentra formulando el programa “Construyendo Ciudades Resilientes en Colombia”. El Programa, está definido como una estrategia de aplicación de la Ley 1523 en las entidades territoriales, ya que busca contribuir a la construcción de ciudades más resilinetes y avanzar en los compromisos del Marco de Acción de Hyogo a nivel local. “Construyendo Ciudades Resilientes en Colombia” está dirigido inicialmente a las ciudades de más de 50 mil habitantes, pero se espera ampliar su cobertura con la aplicación de etapas subsiguientes del mismo.

Potencial de réplica

La ley 1523 está definida con el propósito de permitir que el SNGRD sea redundante en los diferentes niveles territoriales del país, fortaleciendo además el principio de descentralización y autonomía territorial consagrado en la Constitución Política. La idea entonces es que el Sistema se conciba como un todo, y no como unidades que trabajan de manera aislada en la Gestión del Riesgo; pero que al mismo tiempo, al replicar el modelo nacional, mantengan su autonomía territorial en la toma de decisiones y en los procesos de financiación.

En el marco de lo anterior, los entes territoriales del país han redefinido completamente el concepto de la gestión del riesgo y su institucionalización, a través de la creación de unidades, departamentos, o entidades administrativas encargadas de la gestión del riesgo de desastres en su respectiva jurisdicción (Medellín, Tolima, etc.), replicando el modelo nacional. También, es posible mencionar la creación de los fondos territoriales con el mismo concepto del FNGRD.

A nivel internacional, durante el 2013, la experiencia de la UNGRD y de su marco normativo e institucional fue compartido con los siguientes países en Intercambios de Experiencias:

-       CONRED- Guatemala

-       Guatemala

-       Santa Lucía

-       Estados Unidos

-       Argentina

-       Perú

-       Costa Rica

-       Japón

-       Venezuela

De igual forma, en el mismo año, funcionarios de la UNGRD compartieron la experiencia de Colombia en desarrollo de comisiones a las que fueron delegados así:

Comisión

País

Liderar la Delegación Oficial de Colombia en la IV Sesión de la Plataforma Global de NNUU para la RRD.

Ginebra

Curso de Coordinación Cívico-Militar en Emergencias

Punta Cana

XX reunión del comité especial de Reducción del riesgo de Desastres de la AEC

Puerto España-Trinidad y Tobago

Sexta Reunión Regional sobre Mecanismos Internacionales de Asistencia Humanitaria” del 16 al 18 de octubre

Kingston-Jamaica

Reunión Regional Grupo de las Américas INSARAG

Costa Rica

Conferencia Mundial HOPEFOR

Punta Cana

 

En lo corrido del 2014, la experiencia de la UNGRD y de la Ley 1523 de 2012 se ha compartido con:

-       Trinidad y Tobago

-       Perú – ONGEI

-       Reino Unido

-       Gobierno Nacional Honduras y Gobierno local de Tegucigalpa

-       Tailandia

-       Intercambio de experiencias sobre Adaptación al Cambio Climático y Gestión del Riesgo de Desastres con Filipinas, Indonesia y Vietnam

Durante el año en curso, se ha compartido la experiencia de la UNGRD en desarrollo de la siguiente comisión:

Comisión

País

Participar como Panelista en la Conferencia Internacional de Desastres- OCDE

Nueva Orleans, Luisianna

Intercambio de Experiencias Modelación Hidráulica

Delft, Holanda

Participar en la reunión del Grupo de Alto Nivel para la Gestión del Riesgo de Desastres de UNASUR y a la Consulta Regional Suramericana bajo el Nuevo Marco Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres post-2015, en Santiago de Chile el del 8 al 10 de abril de 2014

Santiago de Chile

VII Foro Mundial Urbano

Salón Colombia – Argos, Plaza Mayor, Medellín – Colombia

Plataforma Regional RRD

Guayaquil-Ecuador

II Taller binacional de GdR Ecuador-Colombia

Guayaquil-Ecuador

Intercambio de Experiencias OEA

Washington D.C-Estados Unidos

Asistir al PREPCOM, Primera Reunión Preparatoria para la Conferencia Mundial en Sendai

Ginebra-Suiza

 

Finalmente, es importante resaltar que Colombia, desde 2013 y a través de la UNGRD, ha venido apoyando con asistencia técnica, el proceso de formulación de la política pública de gestión del riesgo de desastres en República Dominicana. Este año, el gobierno de República Dominicana solicitó a la UNGRD, a través de la Agencia Presidencial de Cooperación de Colombia, su contribución con recomendaciones de modificación a al anteproyecto de ley en gestión de riesgos de desastre. Todo esto con miras a contar con un documento terminado, revisado y listo para ser presentado ante el Congreso de República Dominicana, de tal suerte que sea evacuada una nueva ley en gestión de riesgos de desastre en el país en cuestión; todo esto a partir de la experiencia de Colombia en la materia y de sus funcionarios en la implementación de documentos normativos de la gestión de riesgos de desastre en Colombia

Contribuciones de:

Carlos Iván Márquez Pérez – Director General UNGRD

María Margarita Arias Sánchez – Coordinadora de Cooperación Internacional UNGRD

Youth driving change

Green Hope UAE conducts capacity building workshop on HFA and DRR

Children and youth are amongst the largest groups in civil society. They are also amongst the most vulnerable to disasters and their consequences. Disasters have far reaching impacts not only on the immediate survival of young people but also in the long term. This is particularly accentuated in the global south where the future of children and youth are at stake when they confronted with disasters and calamities.

Children orphaned as a consequence of disasters face a bleak future of gross exploitation and hardships. Thus any disaster risk reduction (DRR) plan must take into consideration the unique needs of children and youth.

We, children and youth, are the future generations and need to be a part of the dialogue for a sustainable future, which also includes our voices in the implementation of the Hyogo Framework for Action, and a special focus on building disaster resilience for children and youth. Advocacy and outreach need to be key elements in the implementation of the HFA, since it is imperative that young people are aware and are a part of the process.

Youth Workshop, NIMS School, Sharjah UAE

Green Hope United Arab Emirates (UAE) conducted a youth workshop for high school students in the city of Sharjah on 29 January 2015. The New Indian Model School (NIMS) hosted the event and scores of high school students actively participated. The primary objective was to build a culture of disaster resilience amongst youth, who, quite often, are at the greatest risk. We had presentations on the Hyogo Framework for Action with special focus on its priority areas 1 and 3. This workshop aimed to make disaster resilience a local and regional priority, through education and awareness raising. We also wanted to show our solidarity with the “Safe Schools” programme in our region.

Our message to the assembled youth was simply to “be prepared”. We urged them to develop an ethic of prevention and preparedness. We reiterated the need to make the right choices and decisions about our environment, society, infrastructure and even our socially responsible behaviour within school. The decisions that we take or ignore makes us more resilient, or conversely, more susceptible to disasters. We also conveyed that reducing food wastage and building reserves must be part of the planning for disaster risk preparations .

Green Hope UAE is a youth led organization , founded by 14-year-old Kehkashan Basu, an Indian resident of Dubai. It was founded in 2012 after Kehkashan returned from Rio+20, with the objective of providing the young people of the region a networking platform and raise awareness, build outreach and conduct ground level community driven projects on all aspects of sustainable development.  Green Hope UAE now has over 800 members, some as young as 7 years old. They regularly conduct workshops, which they call “environment academies” and through them, the core group trains young people on engagement and advocacy.  This enables them to build a culture of sustainability as a way of life amongst the children and youth of the region.

Contact

Kehkashan Basu 
Global Coordinator for Children and Youth (UNEP MGFC) 
Youth Ambassador World Future Council
Volunteer – World Youth Foundation
Founder President Green Hope UAE
A World at School Global Youth Ambassador

The story of the Nigeria oil pipeline breaks: a disaster risk reduction approach

The prevalence of oil pipeline vandalism in Nigeria has recently emerged as one of the veritable problems to human life and security.  Beyond the economic loss of  oil, pipeline breaks that runs into billions of dollars, and the massive land degradation  caused by oil spills, thousands of lives have been lost in the past decade due to oil pipeline explosions.  These breaks and their effects have fast become an alarming disaster to the communities living around the right of way of oil pipelines and indeed to the nation at large. This documentary  explores the causes of oil pipeline vandalism and its effect  on the Nigerian state and describes briefly how the Nigerian Government introduced a structural intervention by  implementing a disaster risk reduction approach to reducing the menace of oil pipeline explosions and related emergencies.

See video: The story of the Nigeria Oil Pipeline breaks: A Disaster Risk Reduction approach.

Integrating early warning response capabilities and enhancing disaster resilience in the United Arab Emirates

Early warning (EW) is an essential element in disaster mitigation as it contributes to flexibility, reduces danger and protects the country’s economy.

Case Study

Developing a framework to integrate early warning response capabilities and enhance disaster resilience in the United Arab Emirates.

HFA Priority

HFA Priorities 2 and 3

Abstract

Early warning (EW) is an essential element in disaster mitigation as it contributes to flexibility, reduces danger and protects the country’s economy.

The United Nations Office for Disaster Reduction (UNISDR) defines it as a system that provides information in a timely and effective way via selective institutions. This allows individuals who are vulnerable to disaster risks to take the necessary measures to avoid or minimize their risks and prepare effective responses. 

The four major elements of EW systems, are: risk Knowledge; monitoring and warning; dissemination and communication; and response capabilities.

It has been proven through analyses of past disasters that the link between these four elements is weak, which leads to weakness in the effectiveness of the system. The focus was on the development of technology and less on the members of at risk communities. The lack of institutional cooperation is also one of the main challenges to effective EW systems.

There is therefore a need to encourage researchers to propose am EW framework for disasters in the United Arab Emirates. For such a framework to be effective it must involve members of the community as well as increase institutional cooperation between government agencies, the private and local sectors. The focus must now be on the potential scenarios, evacuations and the training of evacuation experts who can perform efficiently when a disaster strikes.

Context

The problem is the lack of awareness in the communities and in the schools about disasters such as earthquakes, floods and local storms.

Location

Abu Dhabi –United Arab Emirates

How was the problem addressed?

Field exercises were carried out on the ground, which included eviction procedures throughout Abu Dhabi.

The exercises were carried out by the police, ambulance, civil defense, education sector, tourism and culture institutions, as well as in the factories.

What were the main challenges and how they were overcome?

It was difficult to coordinate the participation and maintain ongoing communication before and during and after the exercise scenario.

What are the lessons learned?

Participants in the exercises did not know places such as disaster assembly points during disasters particularly in the factories.

What could have been done differently?

More schools could be covered to increase awareness and the readiness of community members for disasters.

Results

There was an increase in the levels of disaster preparedness among members of communities. 

Measuring success

The evacuation processes were timed to how long the processes were. There was cooperation and coordination among the participants.  

A school form was designed and provided to schools to assess the exercises in the schools.

The indicators were the length of the evacuations and the extent of cooperation between the parties.

Relevance to HFA

The Hyogo Framework for Action HFA stresses the need to activate early warning through community involvement by increasing community awareness.

In the case of Abu Dhabi the development of disaster awareness in communities was followed by the implementation of effective early warning systems (HFA Priority 1).

The actions taken need to be publicized widely so that communities grasp the importance.

Potential for replication

The continuous emergency and evacuation operations can increase awareness in the wider UAE community.

Contribution

Abdullah Ali Saghiry al Hamoudi,

Ph.D.Researcher (United Kingdom)on theactivation ofa regulatory frameworkfor theearly warning system for disasters in the UAE.

Telephone +97 150 238 6690/ ab18205@hotmail.com
Dr. Zeeshan Aziz – PHD programme supervisor:

Telephone +44 74 0001 2759 /+44 16 1295 3822

Email: Z.Aziz@salford.ac.uk

HFA success story – Lebanon (Arabic)

 

 

عنوان الممارسة الجيدة / دراسةالحالة

ينبغي أن تندرج الممارسة / الحالة ضمن واحدة من الخمس اعمال ذات الأولوية لأطار عمل هيوغو . الإطار متاح على الموقع الأتى: http://www.unisdr.org/we/inform/publications/8720

-تعزيز الاستعداد للكوارث بغية التصدي لها بفعالية على جميع المستوايات

-الاستفادة من المعرفة والابتكارات والتعليم لبناء ثقافة للسلامة والقدرة على مواجهة الكوارث على جميع المستوايات

-الحد من عوامل المخاطر الاساسية

فى اى من اولويات العمل تسهم الممارسة / الحالة ؟

تقديم ملخص من 3- 5 اسطر عن الممارسة الجيدة / دراسة الحالة:

عند سماع دوي الانفجار نهار الجمعة في 23 آب 2013 توجهت عناصر الاطفاء والدفاع المدني الى مسجد التقوى لاطفاء النيران واسعاف المحتاجين وذلك بعد عشر ثوان من سماع الصوت. وقد كان موقع الانفجار يعج بالمصلين الفارين من الحريق وهول الانفجار ومن رؤية المصابين والجرحى.

و بعد دقيقة واحدة حضر الجيش للمساعدة في اسعاف المصابين بمؤازرة الصليب الاحمر واسعاف الجمعية الطبية وعمال من لافاجيت مع سيترات مياه. كما و حضر عمال من بلدية طرابلس وبلدية الميناء بمؤازرة جرافة كبيرة وبوب كات وسيترنات ماء للمساعدة.

وكان بالقرب من موقع الانفجار مسجد التقوى يوجد محل لبيع ادوات الصيد الذي يحتوي على مادة البارود وخرطوش للصيد وقد احترق هذا المحل وكان هنالك صعوبة في اطفائه كما واشتعلت صيدلية (تحتوي على مواد كيميائية قابلة للاشتعال) بجانب الموقع.

بعد مرور خمس دقائق على الانفجار الاول سمع دوي لانفجار ثاني تبين انه في جامع السلام وعلى الفور توجهت عناصر اخرى من الدفاع المدني وسرية الاطفاء و الصليب الاحمر والجيش و الدرك والامن العام والمعلومات ومخابرات الجيش والجمعية الطبية الاسلامية وعمال من بلدية طرابلس وعمال من لافاجيت مع سيترات مياه الى موقع الانفجار. كما وحضر الى موقع الانفجار الثاني عمال من جهاز المكافحة في اتحاد بلديات الفيحاء.

وحسب وسائل الاعلام بلغ عدد الجرحى 500 جريح وعدد القتلى 45 في الانفجارين.

الملخص

أذكر باختصار:

ماذا كانت المشكلة

حصل الانفجارين نهار الجمعة في 23 آب 2013 اثناء تأدية صلاة الظهر من يوم الجمعة ووقع الانفجار الاول بعيد الواحدة والنصف بعد الظهر قرب مسجد التقوى في وسط طرابلس خلال صلاة الجمعة. وبعد دقائق، دوى انفجار ثان قرب مسجد السلام في منطقة الميناء على بعد اكثر من كيلمترين من الموقع الاول.

السياق

من اين تاتى دراسة الحالة / الممارسة ؟ اسم المكان ، البلد؟

البلد لبنان

المدينة طرابلس

الموقع: مسجد التقوى في التبانة ومسجد السلام في الميناء

الموقع

ماذا تم للتعامل مع المشكلة؟ تم التعاون بين كل الجهات المعنية

من كان مشترك و ما الدور الذى لعبه ؟

سرية الاطفاء: مكافحة النيران التي اندلعت

الصليب الاحمر والجمعية الطبية الاسلامية: نقل الجرحى واسعاف المحتاجين ونقل الشهداء الى المستشفى

بلدية طرابلس والميناء: المساعدة باعطاء المياه لسرية الاطفاء والدفاع المدنيوالمساعدة ايضا في اخماد الحريق

الجهاز المكافحة في الاتحاد بلديات الفيحاء: اعطاء المياه لسرية الاطفاء

الجيش: نقل الجرحى ومنع الناس من الاقتراب

الدرك والمخابرات الجيش والمعلومات: الحفاظ على الامن ومنع الناس من الاقتراب.

ماذا كانت التحديات الرئيسية و كيف تم التغلب عليها؟

1-نقص المعدات في سرية الاطفاء

2-اندفاع الناس للتدخل في المساعدة قد اثر في عملية التدخل للاسعاف

3-تواجد حفرة عميقة امام جامع التقوى

4-الصليب الاحمر عانى من تدخل الناس في عملية نقل الجرحى

5-الجيش اللبناني عانى من تدخل الناس في عملية الانقاذ ووجود فوضى سببها تواجد كثيف للناس

6-المشاكل التي واجهتها عناصر سرية الاطفاء والدفاع المدني والصليب الاحمر هي تواجد الكثيف للناس التي اندفعت سعيا لمساعدة الجرحى ووجود حفرة كبيرة سببها الانفجار عمق مترين مغمورة بالمياه التي ادت الى وقوع سيارة للدفاع المدني فيها.

7- كان بالقرب من موقع الانفجار مسجد التقوى يوجد محل لبيع ادوات الصيد الذي يحتوي على مادة البارود وخرطوش للصيد وقد احترق هذا المحل وكان هنالك صعوبة في اطفائه كما واشتعلت صيدلية (تحتوي على مواد كيميائية قابلة للاشتعال) بجانب الموقع. 

ما هى الدروس المستفادة؟

1-تفعيل دور مركز ادارة الأزمات

2-ضرورة تحسين المعدات في سرية الاطفاء

3-ضرورة التنسيق بين الجهات المسعفة والمستشفيات لمعرفة اين يوجد اماكن شاغرة في المستشفيات

4-ضرورة التنسيق لفتح الطرقات وجعل الطرق سالكة لنقل المسعوفين

5-ضرورة استحداث مستشفى ميداني في مواقع مختلفة

ماذا كان يمكن القيام به بشكل مختلف، ولماذا؟

كيف تم التعامل مع المشكلة؟

ماذا كانت نتيجة هذا النهج / التدخل؟

طرابلس شانها شان العديد من المدن، تحدق بها سلسلة من المخاطر الطبيعية و غير الطبيعية، و يتمحور الخطر الاول في المنطقة حول امكانية حصول كوارث طبيعية، و من ابرزها الزلازل و التسونامي بالاضافة الى المخاطر الاخرى مثل الفياضان و حرائق الغابات و انزلاقات التربة و العواصف الثلجية او انفجرات.

تم افتتاح اول غرفة عمليات لادارة الكوارث و الازمات في سراي طرابلس ومن الجدير بالذكر ان محافظة الشمال في لبنان هي المحافظة الاولى التي ينطلق منها هذا المشروع، وله اهمية كبرى من ناحية التنسيق بين مختلف الادارات العامة و الاجهزة العسكرية و المدنية عند حدوث اي كارثة و سبل معالجتها باقل الاضرار الممكنة و التخفيف من حدة اثارها من خلال إدارة جيدة وحكيمة للموارد المتاحة، ومن خلال مشاركة جميع المعنيين مشاركة فاعلة ودون حدوث تضارب فيما بينها أو خلل في الحضور على الارض مما يعيق عمل الاجهزة المعنية ويؤدي الى تفاقم الاضرار الناجمة عن أية أزمة أو كارثة. 

النتائج

ماذا كانت العناصر الرئيسية للنجاح؟ التعاون والتنسيق بين الجهات المعنية

هل تم قياس النجاح / التأثير؟ كلا

اذا كان الأمر كذلك ، ما هى المؤشرات التى استخدمت فى القياس؟

أذا لم يتم القياس ،   فلماذا لم يتم؟

قياس النجاح

كيف اسهمت النتأئج فى تقدم أطار عمل هيوغو فى هذة الدولة ؟

هل لعب أطار عمل هيوغو او حملة تمكين المدن من المجابهة اى دور فى جعل هذه المباردة ممكنة؟

أذا كان الجواب نعم فكيف و اذا لآ فماذا يجب القيام به لتمكين مثل هذه المبادرات؟

العلاقة بأطارعمل هيوغو 1

هل يمكن تكرار هذة المبادرة؟ أم أنه بالفعل تم تكرارها؟ إذا كان الأمر كذلك، أين.

قدم شرح موجز عن : كيف و اذا كانت لا توجد احتمالية للتكرار

أحتمالية التكرار

توفير معلومات الأتصال بالشخص / الأشخاص الريئسين فى هذا المثال من الممارسة و كذلك معلومات الأتصال بك

رئيس اتحاد بلديات الفيحاء/رئيس بلدية طرابلس الدكتور نادر الغزال 009613228212tel:

مدير اتحاد بلديات الفيحاء المهندسة ديمة حمصي

009613424330 tel:

قائد سرية الاطفاء في اتحاد بلديات الفيحاء عبد الحميد العويك 0096170418100 tel:

المساهمة

 

 

 

 

 

 

 

إحتفالاً بنجاح إطار عمل هيوغو وتحضيراً للمؤتمر العالمى الثالث للحد من مخاطر الكوارث يدعو مكتب الأمم المتحدة للحد من مخاطر الكوارث الى تقديم الممارسات الجيدة التي تبرز النجاح في تنفيذ إطار عمل هيوغو، وتكون بمثابة دليل لدعم التوصيات لإطار ما بعد عام 2015 للحد من مخاطر الكوارث.

 

يمكن أن تشمل دراسات الحالة أمثلة من العمل الناجح على مستوى المجتمع، والمدينة، والمستوى الوطني أو الإقليمي أو العالمي، فضلا عن أمثلة من مختلف المجموعات المعنية، مثل الحكومة الإقليمية والوطنية، أو المحلية؛ والمنظمات الغير حكومية؛ الهيئات الأكاديمية، والقطاع الخاص؛ والمنظمات الحكومية الدولية ومنظمات الأمم المتحدة، والمجتمع المدنى.

 

يمكن أرسال قصص النجاح باللغة الأنجليزية ، الفرنسية، الأسبانية أو العربية على البريد الألكترونى:

wcdrr2015-celebrate@un.org

 

فى موعد اقصاه 30 نوفمبر 2014 باستخدام هذا النموذج ” تحميل النموذج”

سيتم القاء الضوء على الممارسات الجيدة و درسة الحالة أثناء و قبل الموتمرالعالمى للحد من مخاطر الكوارث

 

 

 


 

 

نموذج توثيق أمثلة الممارسات الجيدة

 

 

الغرض من الدعوة هو جمع أمثلة للممارسات الجيدة على التي من شأنها تسليط الضوء على نجاح إطار عمل هيوغو بالأضافة لكونها الدليل الذى يدعم التوصيات الخاصة بأطار عمل ما بعد عام 2015.

 

 

يمثل النموذج أدناه دليل لكيفية تقديم درسات الحالة / الممارسات الجيدة:

 

عنوان الممارسة الجيدة / دراسةالحالة

ينبغي أن تندرج الممارسة / الحالة ضمن واحدة من الخمس اعمال ذات الأولوية لأطار عمل هيوغو . الإطار متاح على الموقع الأتى: http://www.unisdr.org/we/inform/publications/8720

 

-تعزيز الاستعداد للكوارث بغية التصدي لها بفعالية على جميع المستوايات

 

-الاستفادة من المعرفة والابتكارات والتعليم لبناء ثقافة للسلامة والقدرة على مواجهة الكوارث على جميع المستوايات

 

-الحد من عوامل المخاطر الاساسية

فى اى من اولويات العمل تسهم الممارسة / الحالة ؟

تقديم ملخص من 3- 5 اسطر عن الممارسة الجيدة / دراسة الحالة:

 

عند سماع دوي الانفجار نهار الجمعة في 23 آب 2013 توجهت عناصر الاطفاء والدفاع المدني الى مسجد التقوى لاطفاء النيران واسعاف المحتاجين وذلك بعد عشر ثوان من سماع الصوت. وقد كان موقع الانفجار يعج بالمصلين الفارين من الحريق وهول الانفجار ومن رؤية المصابين والجرحى.

و بعد دقيقة واحدة حضر الجيش للمساعدة في اسعاف المصابين بمؤازرة الصليب الاحمر واسعاف الجمعية الطبية وعمال من لافاجيت مع سيترات مياه. كما و حضر عمال من بلدية طرابلس وبلدية الميناء بمؤازرة جرافة كبيرة وبوب كات وسيترنات ماء للمساعدة.

 

وكان بالقرب من موقع الانفجار مسجد التقوى يوجد محل لبيع ادوات الصيد الذي يحتوي على مادة البارود وخرطوش للصيد وقد احترق هذا المحل وكان هنالك صعوبة في اطفائه كما واشتعلت صيدلية (تحتوي على مواد كيميائية قابلة للاشتعال) بجانب الموقع.

 

بعد مرور خمس دقائق على الانفجار الاول سمع دوي لانفجار ثاني تبين انه في جامع السلام وعلى الفور توجهت عناصر اخرى من الدفاع المدني وسرية الاطفاء و الصليب الاحمر والجيش و الدرك والامن العام والمعلومات ومخابرات الجيش والجمعية الطبية الاسلامية وعمال من بلدية طرابلس وعمال من لافاجيت مع سيترات مياه الى موقع الانفجار. كما وحضر الى موقع الانفجار الثاني عمال من جهاز المكافحة في اتحاد بلديات الفيحاء.

 

وحسب وسائل الاعلام بلغ عدد الجرحى 500 جريح وعدد القتلى 45 في الانفجارين.

 

 

الملخص

أذكر باختصار:

ماذا كانت المشكلة

حصل الانفجارين نهار الجمعة في 23 آب 2013 اثناء تأدية صلاة الظهر من يوم الجمعة ووقع الانفجار الاول بعيد الواحدة والنصف بعد الظهر قرب مسجد التقوى في وسط طرابلس خلال صلاة الجمعة. وبعد دقائق، دوى انفجار ثان قرب مسجد السلام في منطقة الميناء على بعد اكثر من كيلمترين من الموقع الاول.

 

السياق

من اين تاتى دراسة الحالة / الممارسة ؟ اسم المكان ، البلد؟

البلد لبنان

المدينة طرابلس

الموقع: مسجد التقوى في التبانة ومسجد السلام في الميناء

الموقع

ماذا تم للتعامل مع المشكلة؟ تم التعاون بين كل الجهات المعنية

من كان مشترك و ما الدور الذى لعبه ؟

سرية الاطفاء: مكافحة النيران التي اندلعت

الصليب الاحمر والجمعية الطبية الاسلامية: نقل الجرحى واسعاف المحتاجين ونقل الشهداء الى المستشفى

بلدية طرابلس والميناء: المساعدة باعطاء المياه لسرية الاطفاء والدفاع المدنيوالمساعدة ايضا في اخماد الحريق

الجهاز المكافحة في الاتحاد بلديات الفيحاء: اعطاء المياه لسرية الاطفاء

الجيش: نقل الجرحى ومنع الناس من الاقتراب

الدرك والمخابرات الجيش والمعلومات: الحفاظ على الامن ومنع الناس من الاقتراب.

 

ماذا كانت التحديات الرئيسية و كيف تم التغلب عليها؟

1-نقص المعدات في سرية الاطفاء

2-اندفاع الناس للتدخل في المساعدة قد اثر في عملية التدخل للاسعاف

3-تواجد حفرة عميقة امام جامع التقوى

4-الصليب الاحمر عانى من تدخل الناس في عملية نقل الجرحى

5-الجيش اللبناني عانى من تدخل الناس في عملية الانقاذ ووجود فوضى سببها تواجد كثيف للناس

6-المشاكل التي واجهتها عناصر سرية الاطفاء والدفاع المدني والصليب الاحمر هي تواجد الكثيف للناس التي اندفعت سعيا لمساعدة الجرحى ووجود حفرة كبيرة سببها الانفجار عمق مترين مغمورة بالمياه التي ادت الى وقوع سيارة للدفاع المدني فيها.

7- كان بالقرب من موقع الانفجار مسجد التقوى يوجد محل لبيع ادوات الصيد الذي يحتوي على مادة البارود وخرطوش للصيد وقد احترق هذا المحل وكان هنالك صعوبة في اطفائه كما واشتعلت صيدلية (تحتوي على مواد كيميائية قابلة للاشتعال) بجانب الموقع.

 

 

ما هى الدروس المستفادة؟

1-تفعيل دور مركز ادارة الأزمات

2-ضرورة تحسين المعدات في سرية الاطفاء

3-ضرورة التنسيق بين الجهات المسعفة والمستشفيات لمعرفة اين يوجد اماكن شاغرة في المستشفيات

4-ضرورة التنسيق لفتح الطرقات وجعل الطرق سالكة لنقل المسعوفين

5-ضرورة استحداث مستشفى ميداني في مواقع مختلفة

ماذا كان يمكن القيام به بشكل مختلف، ولماذا؟

 

كيف تم التعامل مع المشكلة؟

ماذا كانت نتيجة هذا النهج / التدخل؟

طرابلس شانها شان العديد من المدن، تحدق بها سلسلة من المخاطر الطبيعية و غير الطبيعية، و يتمحور الخطر الاول في المنطقة حول امكانية حصول كوارث طبيعية، و من ابرزها الزلازل و التسونامي بالاضافة الى المخاطر الاخرى مثل الفياضان و حرائق الغابات و انزلاقات التربة و العواصف الثلجية او انفجرات.

تم افتتاح اول غرفة عمليات لادارة الكوارث و الازمات في سراي طرابلس ومن الجدير بالذكر ان محافظة الشمال في لبنان هي المحافظة الاولى التي ينطلق منها هذا المشروع، وله اهمية كبرى من ناحية التنسيق بين مختلف الادارات العامة و الاجهزة العسكرية و المدنية عند حدوث اي كارثة و سبل معالجتها باقل الاضرار الممكنة و التخفيف من حدة اثارها من خلال إدارة جيدة وحكيمة للموارد المتاحة، ومن خلال مشاركة جميع المعنيين مشاركة فاعلة ودون حدوث تضارب فيما بينها أو خلل في الحضور على الارض مما يعيق عمل الاجهزة المعنية ويؤدي الى تفاقم الاضرار الناجمة عن أية أزمة أو كارثة.

 

النتائج

ماذا كانت العناصر الرئيسية للنجاح؟ التعاون والتنسيق بين الجهات المعنية

 

هل تم قياس النجاح / التأثير؟ كلا

 

اذا كان الأمر كذلك ، ما هى المؤشرات التى استخدمت فى القياس؟

أذا لم يتم القياس ،   فلماذا لم يتم؟

قياس النجاح

كيف اسهمت النتأئج فى تقدم أطار عمل هيوغو فى هذة الدولة ؟

هل لعب أطار عمل هيوغو او حملة تمكين المدن من المجابهة اى دور فى جعل هذه المباردة ممكنة؟

أذا كان الجواب نعم فكيف و اذا لآ فماذا يجب القيام به لتمكين مثل هذه المبادرات؟

العلاقة بأطارعمل هيوغو 1

هل يمكن تكرار هذة المبادرة؟ أم أنه بالفعل تم تكرارها؟ إذا كان الأمر كذلك، أين.

قدم شرح موجز عن : كيف و اذا كانت لا توجد احتمالية للتكرار

أحتمالية التكرار

توفير معلومات الأتصال بالشخص / الأشخاص الريئسين فى هذا المثال من الممارسة و كذلك معلومات الأتصال بك

رئيس اتحاد بلديات الفيحاء/رئيس بلدية طرابلس الدكتور نادر الغزال 009613228212tel:

مدير اتحاد بلديات الفيحاء المهندسة ديمة حمصي

009613424330 tel:

قائد سرية الاطفاء في اتحاد بلديات الفيحاء عبد الحميد العويك 0096170418100 tel:

المساهمة

 

 

 

أرشادات:

 

أ ) اللغة

يمكن تقديم دراسات الحالة باللغة الإنجليزية والفرنسية والإسبانية والعربية.

 

ب ) التقديم

ينبغي أن ترسل دراسات الحالة الى البريد الألكترونى :” wcdrr2015-celebrate@un.org“. و سوف يعاود مكتب الأمم المتحدة للحد من مخاطر الكوارث الأتصال بالمساهمين لطلب المزيد من المعلومات إذا لزم الأمر.

 

ج ) أستخدام دراسات الحالة

سوف تكون دراسات الحالة التى تم اختيارها متاحة على شبكة الإنترنت على الموقع الخاص بأطار عمل هيوغو 2 وسيتم تضمينها في المنشورات ذات الصلة الخاصة بمكتب الأمم المتحدة للحد من مخاطر الكوارث.

 

لمزيد من المعلومات يرجى الأتصال على العنوان التالى:

wcdrr2015-celebrate@un.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

How a small Samar town survived deadly storm surges

A coastal town in Samar province successfully weathers Typhoon Ruby by capitalizing on organized response as well as on timely, specific and localized early warning information. (HFA Priority 2 and 5)

Read more: How a small Samar town survived deadly storm surges

See videos: 

Families In Bangladesh Learn To Cope With Storms And Cyclones

Few places are more exposed to Mother Nature than the small settlements on the low lying coastal plains of southern Bangladesh. To help communities cope with the next storm or cyclone, WFP is working with the government to support projects that raise homes above the flood level and dig canals and ponds for farming.

Read more: 

Families In Bangladesh Learn To Cope With Storms And Cyclones By Cornelia Pätz — 4 April 2013

Blog From Pakistan—A Lesson In Resilience

On her recent visit to Pakistan, WFP Executive Director Ertharin Cousin travelled to the Swat Valley, where breath-taking mountain views belie the humanitarian toll of natural disasters and conflict in neighbouring Afghanistan. In her latest blog from the field, Cousin describes how families are learning to protect themselves from hunger as they rebuild their lives. (HFA Priority 3)

Read more: Blog From Pakistan—A Lesson In Resilience